68 militares se habrían beneficiado por hackeo a sistema de traslados del Ejército

Se abrió investigación contra 12 militares. Este se reportó como un logro de contrainteligencia del Ejército justo después de conocerse que el jefe de este comando, el general Eduardo Quiroz, fue trasladado en medio de señalamientos en su contra.

Estos son los 12 militares que fueron detenidos y a quienes la Fiscalía les imputó cargos este 11 de julio.Mauricio Alvarado - El Espectador

La Fiscalía les imputó cargos a 12 suboficiales por, presuntamente, haber participado en una red que cambiaba de arma (es decir, de dependencia) a los soldados de forma irregular a cambio de una retribución económica. Cerca de 68 suboficiales habrían pedido ser cambiados de sus especialidades asignadas a la dependencia de logística en sanidad, un área en la que no tenían que prestar guardia, patrullar o ir a combate.

La asignación de arma es un procedimiento en el que suboficiales y oficiales son designados a una labor dentro de las Fuerzas Militares. Entre las “armas” a desempeñar están logística, comunicaciones, artillería, aviación, acción integral, inteligencia y otras. Los militares pueden pedir cambio de arma, pero deben cumplir ciertos requisitos para que se dé dicho procedimiento.

::Capturan a 12 militares activos por posibles hechos de corrupción::

Según el ente acusador, los beneficiados de los cambios irregulares eran trasladados a la dirección de sanidad, encargada de cuidado y prevención de la salud de los soldados, sin cumplir con los requisitos mínimos, como haber cursado un técnico de enfermería. Los militares habrían pagado entre $3 y $5 millones para que el traslado fuera un hecho y así estar en un área que les exigía prestar el servicio de sanidad únicamente en los batallones.

Uno de los cerebros de la red sería el sargento segundo Henry Alexander Rodríguez Sierra, supuesto contacto de los uniformados que estaban interesados en cambiar el arma en la que habían sido asignados inicialmente. Habría recibido el dinero pagado por el ilícito en una cuenta personal. Después, de acuerdo con las pruebas del fiscal, repartía este dinero a otras cuentas, presuntamente, de otros vinculados en la red. Al suboficial Rodríguez Sierra le imputaron concierto para delinquir, tráfico de influencias, cohecho propio y falsedad en documento privado.

Cerca de $99 millones de pesos habrían sido girados a la cuenta del sargento segundo Rodríguez. A través de los movimientos de esta cuenta bancaria se habría evidenciado que la red estaba en funcionamiento desde 2016. También, gracias a estos registros, se comprobó que había meses en las que se tramitaban hasta 11 solicitudes de cambio de arma de forma irregular. 

Entre los vinculados también está el sargento Segundo Eduardo Sánchez Díaz, al que le imputaron los cargos de acceso abusivo a sistema informático, prevaricato por acción y concierto para delinquir. Este habría sido el encargado de hacer los procesos de cambio de armas en el sistema electrónico de información y administración de talento humano del Ejército. Allí habría realizado el procedimiento emitiendo órdenes de administración de personal falsas, ya que no existía un soporte físico aprobado y firmado de dichos documentos.

::Retiran del Ejército al general Jorge Romero por denuncias de corrupción::

Los otros imputados tienen señalamientos por falsificación de los certificados de estudios necesarios para hacer el cambio de armas, falsificación de informes de aptitudes psicofísicas, falsificación de actos administrativos para lograr el traspaso, entre otros posibles ilícitos. En ese listado están los suboficiales Héctor Orlando Rodríguez Prieto, Edwin Medina Carvajal, Faber Díaz, Milton Cuitiva Pardo, Néstor Chavarría Herrera, Juan Camilo López, Carlos Andrés Atencia Ortega, Óscar Alfonso Muñoz González, Luis Eduardo Rodríguez y Diego Alejandro Bohórquez Zapata. 

Este se reportó como un logro de contrainteligencia del Ejército justo después de conocerse que el jefe de este comando, el general Eduardo Quiroz, fue trasladado en medio de señalamientos en su contra. Según la revista Semana, Quiroz estaba ofreciendo hasta $100 millones o seis meses de permiso a quienes identificaran a los militares que han servido como fuentes para reportes periodísticos recientes, sobre todo el de The New York Times de mayo pasado, en el cual se cuestionaban directrices del Ejército que podrían dar lugar a la comisión de nuevos falsos positivos.

A esta hora, la Fiscalía continúa en la imputación de cargos.

870441

2019-07-11T14:52:08-05:00

article

2019-07-11T15:14:32-05:00

abonilla_250859

none

Redacción Judicial

Judicial

68 militares se habrían beneficiado por hackeo a sistema de traslados del Ejército

84

4861

4945