Personajes de 2020

A Johana Bahamón no la detiene ni una pandemia

Noticias destacadas de Judicial

A través de su fundación, Acción Interna, logró entregar elementos de bioseguridad a las 120.000 personas privadas de la libertad en Colombia, en medio de la crisis sanitaria por el COVID-19. Además, adelantó virtualmente el festival de teatro carcelario, el cual tuvo más de 200.000 espectadores.

La actriz Johana Bahamón y su fundación Acción Interna llevan ocho años llevándose el reconocimiento y la gratitud de varios sectores por sus campañas y actividades de resocialización con la población carcelaria colombiana. Este 2020, cuando el coronavirus causó todo tipo de estragos, aun más profundos en poblaciones vulnerables como los privados de la libertad, quienes históricamente han sido dejados a su suerte por el Estado colombiano, la organización de Bahamón se las ingenió para seguir con sus actividades, que han beneficiado a más de 30.000 personas; además, logró hacerlo en un contexto en el que era imposible entrar a los centros de reclusión, para evitar contagios masivos de COVID-19.

Es tan crítico el asunto en las cárceles —donde hay un hacinamiento del 21 %, y ha sido mucho peor—, que la Corte Constitucional ha señalado desde 1998 que en estos centros de reclusión se violan sistemáticamente los derechos fundamentales de los reclusos. Desde entonces, el alto tribunal monitorea periódicamente con el fin de que el Estado tome medidas de fondo. La situación empeoró en marzo de este año, cuando las autoridades empezaron a implementar fuertes medidas de aislamiento con el fin de evitar el contagio masivo del COVID-19, una medida que es casi imposible de aplicar en centros de reclusión, donde cientos de personas viven apiñadas.

Las protestas en las cárceles por la falta de medidas e implementos de bioseguridad llegaron a su punto más crítico el 21 de marzo, cuando en varias se presentaron cacerolazos, siendo el más grave el que hubo en La Modelo, pues se desencadenó un motín que dejó un trágico saldo de 24 personas muertas, de las cuales, según Medicina Legal, 21 fueron “homicidios violentos”. En este contexto fue que Johana Bahamón, su equipo y los voluntarios de Acción Interna empezaron a gestionar la entrega de tapabocas y otros implementos a todas las prisiones, para que tanto la población carcelaria como los guardias del INPEC salvaran su integridad.

“Cuando inicia la cuarentena claramente se cancela el ingreso y nuestras actividades presenciales quedan suspendidas; de hecho, estábamos preparando nuestra cuarta edición del festival de Teatro Carcelario. Nosotros en la fundación siempre hemos planteado el tema de volver los problemas oportunidades, así que nos propusimos emplear todo nuestro tiempo en llegarles a los 120.000 internos con elementos de protección. Además, seguimos con el festival de manera virtual. No podíamos cancelarlo, porque ellos (los internos) estaban muy ilusionados. De hecho esta versión tuvo mayor impacto porque 200.000 personas vieron las presentaciones”, narró la actriz colombiana en entrevista con este diario.

En menos de un mes y con ayuda del INPEC, cuenta Bahamón, los internos y 14.000 gendarmes pudieron tener kits de bioseguridad (tapabocas, desinfectantes, jabones y caretas). Pero fue a través de Acción Interna que se pudieron canalizar los recursos y donaciones de empresarios, incluso recibieron tela que sirvió para confeccionar miles de tapabocas para el personal del INPEC. A principios de julio pasado, cuatro meses después del motín en La Modelo, el ambiente seguía caldeado, pero algunos internos hicieron parte de las maratónicas jornadas para elaborar mascarillas.

En diciembre de 2019, cuando el coronavirus aún ni se asomaba por Europa y en las Américas muchos ignoraban su existencia, Bahamón viajó a España con el fin de entregarles chaquetas, gorros de invierno para la fría temporada y libros a las colombianas detenidas en ese país. Además, en ese viaje que hizo por invitación del Consulado de Colombia en el país ibérico, tuvo la idea de iniciar una campaña de prevención de delitos. “Nacen nuevas iniciativas de campañas de prevención del delito y oportunidades de intervención en nuestras cárceles con la Fundación Real Madrid”, contó la actriz colombiana a través de su cuenta oficial de Twitter.

“Este es un reconocimiento para la población carcelaria y eso es lo que más aprecio, porque es visualizarlos de una manera positiva como los seres humanos que son y no los olviden. Ahora con lo de la pandemia pienso que se creó una cierta empatía con la población carcelaria, porque son ellos los que más saben qué es estar encerrado durante mucho tiempo. Por lo menos nosotros estamos con nuestras familias y seguramente tenemos un baño propio y no para compartir con 500 personas. Estos casi ocho años con la fundación me han enseñado a valorar más y necesitar mucho menos”, puntualizó Bahamón.

Comparte en redes: