Abogado de Saab se pregunta qué hay detrás de la reducción de cargos a su cliente

Noticias destacadas de Judicial

El abogado Baltasar Garzón señala que de los ocho cargos que le endilga Estados Unidos solo le dejó uno: el de conspiración. Afirma el penalista que en el tratamiento que Estados Unidos y los medios de comunicación han hecho sobre este caso no ha habido igualdad de condiciones.

Baltasar Garzón, el reconocido abogado español que está al frente del equipo internacional de defensa de Alex Saab, asegura que el proceso de extradición solicitado por Estados Unidos y que está teniendo lugar en Cabo Verde contra el el empresario barranquillero Alex Saab (señalado de ser testaferro de Nicolás Maduro) "sigue sorprendiendo a cualquiera que lo siga de cerca”. El penalista fundamenta su declaración a raíz del levantamiento de cargos por parte de Estados Unidos a Alex Saab.

Lea: Un huracán de dinero de Alex Saab se formó sobre Antigua

De los ocho cargos que le endilga Estados Unidos solo le dejó uno: el de conspiración. “Con los ocho cargos originales de blanqueo de capitales, sumados a la campaña de desprestigio mediática, la Administración Trump consiguió lo que quería: detener al mismo ‘demonio’, mantenerlo en prisión sometido a unas condiciones salvajemente inhumanas y ganar el sí a la extradición en primera instancia de boca del Tribunal de Apelación de Barlovento”, señala el abogado español.

Asimismo, señala que ante la Corte Suprema de Cabo Verde decidieron bajar los cargos ya que esa cantidad de imputaciones supondrían una eventual cadena perpetua, lo cual iría en contra de la pena máxima de cárcel de ese país africano. “El derecho caboverdiano impone la frontera de los 20 años como máxima pena a la que se puede exponer un individuo cuya extracción se conceda. Desde Washington tuvieron que sonar las alarmas y es cuando la personificación del mal pasa a ser siete veces menos malo: se retiran siete de los ocho cargos, manteniendo solo el de conspiración que, lógicamente, prevé una pena máxima de 20 años”, asegura Garzón.

Le podría interesar: Alex Saab irá a juicio por presunto lavado de dinero a través de una empresa fantasma

El presidente del Consejo Nacional de la Magistratura de Cabo Verde, Bernardino Delgado, ha dicho que se deben resistir las presiones y que la independencia judicial debe estar garantizada. Y a este respecto, Garzón dice que “ exigimos esa misma independencia e imparcialidad y que, ningún agente de inteligencia, responsables diplomáticos o autoridades del país requirente, ni los propios superiores dentro de la judicatura, ni la jauría mediática desplegada, causen el efecto de que las garantías procesales desaparezcan y conviertan, como me temo, a este proceso en un proceso diabólico”.

Saab fue detenido el pasado 12 de junio cuando su avión hizo escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral de la isla, en respuesta a una petición de Washington cursada a través de Interpol por presuntos delitos de blanqueo de dinero. Saab, nacido en la ciudad colombiana de Barranquilla y de origen libanés, es señalado por Estados Unidos de ser el supuesto testaferro del presidente venezolano y se le relaciona con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar con sobreprecios al régimen de Maduro alimentos y víveres para los gubernamentales Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Washington también presentó cargos en julio pasado contra Saab y su mano derecha, Álvaro Enrique Pulido, a quienes acusa de blanquear hasta 350 millones de dólares supuestamente defraudados a través del sistema de control cambiario en Venezuela. Para Garzón “la avalancha de noticias contrarias a Saab dificulta la tarea de reconocer el verdadero origen de este proceso circense, que no es por corrupción sino por un presunto delito de conspiración para blanquear activos; delito más que cuestionable y que podría quebrantar el principio de doble incriminación en Cabo Verde”.

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

Baltazar GarzónAlex Saab