El Ministerio Público ordenó la práctica de pruebas

Indagan si exmagistrados auxiliares pedían dinero a cambio de decisiones judiciales

Se trata de Camilo Ruiz, Raúl Acero y Luz Mabel Parra, exfuncionarios Corte Suprema de Justicia, mencionados en este escándalo por cuenta de una red de magistrados y abogados que habrían incidido en expedientes a cambio de dinero.

Esta decisión busca establecer si eventualmente existen o no responsabilidades disciplinarias por parte de estos exfuncionarios del alto tribunal.Archivo particular.

Este lunes, la Procuraduría General abrió indagación preliminar a los exmagistrados auxiliares de la Corte Suprema de Justicia Camilo Ruiz, Raúl Acero y Luz Mabel Parra, mencionados en el escándalo de corrupción por cuenta de una supuesta red de magistrados y abogados que, a cambio de dinero, habrían incidido en procesos judiciales. (Lea: “Por conveniencia de la institución”, fiscal aceptó renuncia de Luz Mabel Parra)

Esta decisión, que fue adoptada por la procuraduría delegada para la vigilancia judicial y la policía judicial, busca establecer si eventualmente existen o no responsabilidades disciplinarias por parte de estos exfuncionarios del alto tribunal. Por eso, el Ministerio Público ordenó la práctica de diferentes pruebas.

Camilo Ruiz, exmagistrado auxiliar del despacho de Gustavo Enrique Malo –quien pidió una licencia no remunerada de dos meses–, salió mencionado en este escándalo judicial. Una de esas menciones es la que hace el también exmagistrado auxiliar del mismo despacho, José Luis Reyes, quien manifestó que Ruiz había preguntado sobre el proceso por parapolítica que tenía a su cargo en contra del senador Musa Besaile. (Lea: Fiscal general espera que en las próximas horas el CTI capture al senador Musa Besaile)

Raúl Acero, por su parte, fue magistrado auxiliar cuando José Leonidas Bustos trabajó en el alto tribunal. Posteriormente, fue nombrado fiscal delegado ante la Corte Suprema por Guillermo Mendoza Diago, en diciembre de 2010, pero, en junio de 2016, el fiscal (e) Jorge Perdomo —vicefiscal de Eduardo Montealegre— lo retiró. Sin embargo, el primero de septiembre, el Consejo de Estado dejó en firme un fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, que obligó a la Fiscalía a reintegrar a Acero.

Acero había presentado una tutela alegando “condiciones precarias de salud” tras un tumor en el riñón derecho, ser el único sustento de su familia y estar a 150 semanas de conseguir la pensión. Antes de retirarlo, el organismo investigativo de Perdomo le ofreció ser fiscal delegado ante jueces del circuito especializado, pero arguyó que su nivel de vida sólo podía mantenerlo con el salario de un fiscal delegado ante la Corte.

Raúl Acero, actualmente fiscal delegado ante el Tribunal Superior de Bogotá, también salió mencionado por supuestamente haber solicitado un prestamo para comprar un BMW para Bustos. Vehículo que, según Bustos, terminó en manos del exfiscal Gustavo Moreno porque lo compró. (Le podría interesar: "Ricaurte y Bustos jamás incidieron en las decisiones de la Fiscalía": Eduardo Montealegre)

Por último, Luz Mabel Parra, también fue exmagistrada auxiliar del magistrado Bustos. Luego, al igual que Acero, también fue fiscal delegada ante la Corte Suprema, pero el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, confirmó el pasado miércoles que Parra Echandía había presentado su carta de dimisión de su cargo ante “las circunstancias que se han venido presentando en los últimos días”.