Corte Suprema acepta renuncia de María del Rosario González y Jesús Vall de Ruten

La dimisión fue aceptada a pupitrazo en la sala plena de la Corporación

La Corte Suprema de Justicia aceptó las renuncias que en los últimos días presentaron los magistrados María del Rosario González y Jesús Vall de Ruten Ruiz. Ambos expresaron motivos “personales” para justificar su retiro del alto tribunal, no obstante que trascendió que el actual panorama de desprestigio en la justicia, por cuenta del escándalo en la Corte Constitucional, es la verdadera razón de su salida. (vea aquí  Dos renuncias y una rendición).

González, a quien su periodo como magistrada se le vencía en julio próximo, estará hasta el mes de junio en la Corte. Con una particularidad que fue reseñada en los últimos días: ella denunció hace dos años un episodio del que todavía no se conocen resultados judiciales. Se trata de las graves acusaciones que hizo Javier Suárez Corzo, hermano del exalcalde de Cúcuta Ramiro Suárez Corzo, en el sentido de que se pagaron $800 millones para torcer el fallo contra el exburgomaestre.

En efecto, la Corte confirmó su condena a 27 años de prisión por el crimen del abogado Alfredo Enrique Flórez, ocurrido en el 2003. Su hermano Javier manifestó entonces que, a través de un intermediario, dio el dinero con destino a los magistrados María del Rosario González, ponente del caso, el hoy presidente de la Corte, Leonidas Bustos, y Javier Zapata. Enterada de esa versión, la magistrada González pidió una investigación exhaustiva que, no obstante, no ha avanzado.

En el caso del magistrado Jesús Vall de Ruten, todavía le quedaban tres años más en la Corte. Sin embargo, en vista de los problemas judiciales que ha venido teniendo la Rama Judicial, así como la sucesión de escándalos por el caso de Jorge Pretelt y Fidupetrol, el jurista decidió apartarse de su cargo.