Imputan cargos a exdirectivo de Santa Fe por lavado de activos y enriquecimiento ilícito

La investigación contra Jaime Tello Rendón comenzó luego de las alertas que envió la Agencia de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE) a la Policía Fiscal y Aduanera y la Dian.

Este viernes, la Directora Nacional Especializada Antinarcóticos y Lavado de Activos, Luz Ángela Bahamón sostuvo que Jaime Álvaro Tello Rondón, exdirectivo de Santa Fe constituyó dos empresas ‘fachada’, por medio de las cuales habría ingresado al país mercancía de contrabando por más de $100 mil millones, entre los años 2011 y 2016 .

"Se pudo constatar que en efecto existen dos estructuras dedicadas al contrabando, esa es la teoría que en este momento tiene la Fiscalía, una de ellas liderada por el señor Jaime Álvaro Tello Rondón que realizó operaciones irregulares de sustracción y ocultamiento de control aduanero de cuantía superior a 117 mil millones de pesos”, expresó la fiscal.

En la diligencia judicial, la funcionaria expuso cómo esta organización ilegal habría lavado dinero: "Con ocasión de las ganancias producto de esta actividad delictiva de contrabando realizado de manera recurrente, se realizaron operaciones claras de blanqueo de dinero a través de una figura conocida como fraccionamiento o pitufeo por las mismas empresas que recibían de diferentes ciudades del país sumas de dinero en forma fraccionada”.

Durante audiencia pública en el Juzgado Cuarto de Garantías de Bogotá, el organismo investigador le imputó a Tello Rondón los delitos de contrabando, lavado de activos, concierto para delinquir y enriquecimiento ilícito de particulares.

(Lea aquí: Los enredos de un exdirectivo de Independiente Santa Fe)

Jaime Tello dejó de ser parte de la junta directiva del club el 23 de marzo pasado, fecha en la que se conoció una investigación en su contra por, supuestamente, liderar una red de lavado de activos y contrabando. Estaba prófugo de la justicia desde entonces.

Las pesquisas comenzaron luego de las alertas que envió la Agencia de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE) a la Policía Fiscal y Aduanera y la Dian. Las autoridades norteamericanas, en medio de operativos contra redes de narcotráfico, advirtieron que estaba saliendo mercancía textil no registrada desde la ciudad de Los Ángeles para lograr lavar activos y que el destino final era Bogotá. La Fiscalía, la Agencia del Inspector de Tributos, Rentas y Contribuciones Parafiscales (ITRC), la Dian y la Polfa prendieron las alarmas y evidenciaron que los receptores de estos productos eran firmas de papel y particulares que nada tenían que ver con el negocio.

Asimismo, descubrieron que funcionarios de aduanas habían sido sobornados a cambio de dejar pasar la mercancía. Por ejemplo, hallaron múltiples declaraciones de importación con un solo número de documento de transporte, algo parecido a que una persona hubiera votado varias veces con la misma cédula. Además, los productos no se sometían a trámites de importación y las empresas fachadas obviaban los controles y el pago de impuestos. Jaime Tello, junto con las otras 19 personas arrestadas por estos hechos, maquillaba operaciones que permitieron el lavado de millones de pesos.

Entre las compañías que habrían participado en las actividades de contrabando al comprar productos en el exterior y no registrar su ingreso a Colombia, falsificar documentos ante la Dian, hacer operaciones ficticias, sobrefacturar la mercancía y alterar el peso de la misma en los papeles oficiales, está Tego y Compañía Ltda., domiciliada en Bogotá. Esta última forma parte del grupo de empresas de Jaime Tello —quien era su gerente— y fue fundada en el año 2000. Se registró como una sociedad asesora en consultoría integral en comercio internacional y logística.

Otra de las compañías salpicadas en la investigación es Nova Distribuciones Nacionales S. A. S., una empresa que resultó mencionada en documentos de aduana que daban cuenta de una supuesta importación con la sociedad Asia Pacific Changi Co. Ltda., de China.