"Admito mi falta de prudencia y tolerancia con la Policía": Merlano

El congresista le pidió a la Procuraduría que cambie la tipificación del cargo en el proceso disciplinario que se le adelanta.

Argumentando que ya pidió perdón por sus actos, el senador Eduardo Carlos Merlano le solicitó a la Procuraduría General que le cambie la tipificación al cargo por el cual es investigado disciplinariamente.

En su intervención, el congresista manifestó que nunca tuvo “la intención de afectar el trabajo” de los patrulleros de la policía Metropolitana de Barranquilla, quienes lo detuvieron el pasado 13 de mayo en un reten en la capital del Atlántico cuando presuntamente manejaba bajo los efectos del alcohol y sin licencia de conducir.

“Nuevamente reconozco y confieso mi imprudencia e intolerancia frente a la actuación de la Policía Nacional el 13 de mayo de 2012, por tal motivo admitiendo mi falta de prudencia debo solicitar que deben tener en cuenta el hecho de que mi voluntad jamás fue dirigida dolosamente a entorpecer el funcionamiento y el labor de la Institución”, manifestó Merlano.

En este sentido les pidió a los procuradores delegados para este caso que tomen una decisión con el fin de cambiar y variar la tipificación de su conducta antes de emitir un fallo en el proceso que se le adelanta por presunto tráfico de influencias. Sin embargo, después de 10 minutos de receso, la representante de Procuraduría General rechazó solicitud para cambiar tipificación del cargo en caso Merlano y manifestó la necesidad de continuar con la lectura del fallo disciplinario.

Las primeras versiones indican que el Ministerio Público emitiria destitución para el senador de la República y una inhabilidad para ejercer cargos públicos que podrían ir entre los 10 y 15 años.

Ante esta posible situación, el abogado Héctor Carvajal, quien defiende los intereses del congresista, aseguró que si el fallo es desfavorable para su cliente acudirá al Consejo de Estado con el fin de que se revise dicha decisión.

El jurista aseguró que acatará el fallo que se tome este martes, argumentando además que a lo largo de los cuatro meses del proceso judicial se presentaron suficientes pruebas técnicas y testimonios, con los cuales se permite inferir que su cliente no incurrió en ninguna conducta irregular.   

“Si es un fallo desfavorable se acudirá al Consejo de Estado”, precisó el abogado, al considerar que se deben agotar todos los recursos correspondientes ante esta situación hipótetica.

El proceso

Según el pliego de cargos de la Procuraduría Genera el senador Merlano realizó varias acciones para evitar que los uniformados le inmovilizaran el vehículo, tales como: persuadir a los agentes del orden público, manifestándoles constantemente que él era senador de la República y que había sacado más 50 mil votos.

En este sentido se indica que emitió en reiteradas oportunidades actos de intimidación en contra de los uniformados, al decirles que le faltaban al respeto y que ellos no sabían nada del sector público, solicitándoles insistentemente que llamaran a los superiores para así eludir el procedimiento que hacían los policías de tránsito.

Por último se indica que el congresista incurrió en actos de amenaza al desafiarlos diciéndoles que les iba a anotar el número de las placas y chalecos para interponer una queja y afirmándoles que habían cometido faltas disciplinarias, cuando es claro que no es cierto.
Con su conducta, el servidor público posiblemente incurrió en la falta disciplinaria gravísima contenida en el numeral 42 del artículo 48 del Código Disciplinario Único.