¿Afectará el escándalo de corrupción de la Corte Suprema la extradición de Andrés F. Arias?

El exministro le pidió al juzgado que lleva su proceso en Miami que aplace dos meses la audiencia en la que se definiría si debe volver a Colombia. La defensa pidió más tiempo para estudiar el escándalo de corrupción en el que está involucrado uno de los magistrados que pidió su condena.

Andrés Felipe Arias enfrentó buena parte de su proceso en Colombia detenido. Óscar Pérez

Para el próximo 28 de septiembre, el juez John O'Sullivan, de Corte del Sur de la Florida (Estados Unidos) fijó la próxima audiencia de extradición del exministro de Agricultura colombiano, Andrés Felipe Arias. Para esa fecha, la justicia norteamericana está convocada para decidir si el exfuncionario debe ser enviado a Colombia para que responda por una condena impuesta por la Corte Suprema de Justicia.

Sin embargo, la decisión de extraditarlo o no podría estar enredada por cuenta del escándalo de corrupción que estalló en el país hace ya tres semanas en el que tres exmagistrados de la Corte Suprema terminaron involucrados en el caso: José Leonidas Bustos, Francisco Ricaurta y Camilo Tarquino. (Investigación contra Gustavo Moreno por corrupción aterrizó en la Corte Suprema)

Para el exministro Arias, es importante que su equipo de defensa tenga el tiempo suficiente para estudiar el caso de corrupción en el que está envuelto uno de los magistrados que pidió su condena en 2014 a más de 17 años de cárcel. Por esta razón, los abogados del exfuncionario le pidieron a la corte de O'Sullivan que les de dos mes más planear su estrategia antes de la audiencia, que todavía está programada para septiembre. 

Según la petición de los abogados, que conoció la agencia EFE, la Agencia Antidrogas (DEA) de EE.UU. descubrió “evidencia de que el expresidente de la Corte Suprema de Colombia Leonidas Bustos pidió sobornos a cambio de sentencias judiciales favorables”. Fue precisamente este magistrado quien fungía como presidente del alto tribunal durante el juicio a Arias y votó a favor de la condena. (La pelea de Andrés Felipe Arias para no volver a Colombia)

El caso al que se hace referencia en la carta incolucra al exfiscal anticorrupción, Luis Gustavo Moreno, quien está también a un paso de ser extraditado a Estados Unidos.Según la infromación que entregó la DEA y que ya investiga la Fiscalía, el exfiscal habría concertado arreglos de fallos, junto a su amigo abogado, Leonardo Pinilla, con los tres exmagistrados de la Corte Suprema. 

"La evidencia de corrupción en la Corte Suprema de Colombia es pertinente a este caso de extradición porque socava cualquier base para aceptar la convicción de Arias", señalan los abogados de Arias. A este argumento, se le suma el hecho de que, desde el comienzo del proceso de extradición, el exministro se ha defendido diciendo que no puede volver a Colombia porque es un perseguido del presidente Juan Manuel Santos.

La Fiscalía de Estados Unidos ha insistido en que Arias debe ser extraditado. Al juez O’Sullivan le ha insistido en que el argumento de Arias sobre ser un perseguido político resulta “irrelevantes” desde el punto de vista legal. “Claramente sus delitos no son políticos”, reiteró la Fiscalía y dijo que, además, el exfuncionario no ha logrado probar que es una víctima de la política colombiana.

Mientras el juez decide si aplaza dos meses más la audiencia, como lo pide el exministro Arias, en Colombia ya avanza la investigación contra el exmagistrado Bustos. La Comisión de Acusación de la Cámara ya tiene un expediente abierto en su contra. La condena a la que hace referencia Arias en su petición, y en la que, efectivamente, participó Bustos se conoció el junio de 2014.

La Corte Suprema de Justicia lo encontró culpable de los delitos de peculado por apropiación a favor de terceros e interés indebido en la celebración de contratos por las irregularidades que se presentaron en la entrega de subsidios para campesinos en el programa Agro Ingreso Seguro.

Además de este escándalo de corrupción, Andrés Felipe Arias también tendría vínculos con el caso de Odebrecht. Según la declaración del exsenador Otto Bula, uno de los procesados por este episodio que está colaborando con la Fiscalía, el exministro era cercano al Federico Gaviria, empresario clave en la licitación para que Odebrecht ganara la licitación del tramo 2 de la Ruta del Sol, que tenía un valor cercano a los $5 billones.

Además, el exsenador, quien aceptó contar todo lo que sabe del caso a cambio de beneficios, dijo que Arias era un hombre muy cercano a la firma brasileña, y que esta, al parecer, le daba una gratificación. Aunque el exfuncionario no era ministro para la época en la que se celebró el polémico contrato con Odebrecht, la Fiscalía está en el estudio de las pruebas para decidir si le abre una investigación formal o no.