Alberto Santofimio será recluido en La Picota

El exministro tendrá que cumplir con la condena de 24 años de prisión por el magnicidio de Luis Carlos Galán.

Al pabellón de los 'parapolíticos' de la cárcel La Picota fue trasladado Alberto Santofimio Botero, quien cumplirá una condena de 24 años de prisión por el homicidio del caudillo liberal Luis Carlos Galán, asesinado por sicarios el 18 de agosto de 1989 en la plaza central de Soacha, cuando hacía campaña a la Presidencia.

Santofimio será sometido en las próximas horas a un chequeo médico y luego quedará a disposición del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), que certificará su ingreso a ese centro de reclusión ubicado al sur de Bogotá.

El miércoles, la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia revocó una absolución a favor de Santofimio, quien había sido condenado el 12 de mayo de 2005 a esa pena, pero quedó libre en 2008, por orden del Tribunal Superior de Cundinamarca, que revocó una sentencia judicial condenatoria previa.

La historia del espinoso caso, que llevaba sin moverse cerca de tres años en la Corte, tomó forma cuando John Jairo Velásquez, alias Popeye, jefe de sicarios del cartel de Medellín, lugarteniente de Pablo Escobar, envió a la Fiscalía un documento en el que se mostró interesado en aclarar el crimen de Galán Sarmiento. En dicha declaración el narcoterrorista manifestó que el exsenador Santofimio se reunía asiduamente con Pablo Escobar.

“Si Galán es presidente, seguro te extradita, utiliza todo el poder del Estado para llegar a ti. Esta vez te lo digo con todo el conocimiento de causa: Pablo, mátalo”. Esas fueron las oraciones que, según Popeye, dijo Santofimio en varias conversaciones con Escobar. Y agregó que Santofimio dijo: “Galán te va a cobrar la muerte de Rodrigo Lara (exministro de Justicia asesinado en abril de 1984), ellos eran amigos inseparables, tienes que matarlo ahora que es vulnerable, cuando sea presidente no le podrás llegar”.

El testimonio de alias Popeye fue avalado por la Fiscalía, que ordenó la captura de Santofimio en mayo de 2005, acusado de concertar el homicidio de Galán junto con miembros del cartel de Pablo Escobar. El fiscal que llevó esa investigación, Eduardo Meza, advirtió que Santofimio “tenía capacidad para influir de manera perversa en la mente” de Escobar y que “los propósitos del crimen planteaban beneficios mutuos: para Santofimio en su carrera política y para Escobar, en su lucha contra la extradición”.

Fue así como el 21 de diciembre de 2005 la Fiscalía encontró méritos para formular resolución de acusación contra Santofimio y lo llevó a un juicio que terminó el 7 de julio de 2006. Desde esa fecha, el país esperó un año para conocer la decisión del juez Jesús Antonio Lozano, quien en octubre 11 de 2007 condenó a Santofimio a 24 años de cárcel por el homicidio de Galán y a pagar una multa cercana a los $1.700 millones.

Pero luego, el 22 de octubre de 2008, en decisión unánime, tres magistrados de la Sala Penal del Tribunal Superior de Cundinamarca ordenaron la libertad inmediata del dirigente tolimense. Al considerar que no había pruebas, sobre todo ante las inconsistencias y contradicciones en el testimonio de John Jairo Velásquez Vásquez, absolvió a Alberto Santofimio, quien recuperó su libertad luego de estar recluido en La Picota, de Bogotá.

La absolución fue apelada en febrero de 2009 por el fiscal Eduardo Meza Cadena, quien le pidió a la Corte que condenara a Santofimio como coautor no sólo de la muerte de Galán, sino también de sus dos guardaespaldas, Julio César Peñalosa y Santiago Cuervo. Meza le pidió al alto tribunal que no descalificara el testimonio aportado por Popeye, pues bastaba mirar los antecedentes de lo ocurrido en la organización cercana a Pablo Escobar, para entender que era viable que cambiara apartes de sus primeros testimonios.

Según el fiscal Meza Cadena, no se tuvieron en cuenta varios testimonios en los que se demostraba que Alberto Santofimio sí tenía intereses para eliminar físicamente a Luis Carlos Galán, pues al tiempo que Pablo Escobar sacaba del camino a su principal contradictor, Santofimio se quitaba de encima a su más ferviente rival político de la contienda electoral. Hoy se conoce que la Corte decidió darle la razón al fiscal Meza: revocó la sentencia absolutoria, decidió condenarlo y ordenó su captura. Sin embargo, Santofimio tiene la posibilidad de presentar una tutela contra la decisión.

Por su parte, el senador Juan Manuel Galán, hijo del desaparecido líder, consideró que este fallo, aunque no devela toda la verdad sobre el crimen, es el paso más importante que ha dado la justicia en el caso de su padre. Agregó, además, que para su familia el proceso por esclarecer la muerte de su padre no termina con esta decisión judicial. Aún esperan que la justicia se pronuncie sobre el proceso del general (r) Miguel Maza Márquez, exdirector del DAS, y el teniente Carlos Humberto Flórez, exintegrante del B2 del Ejército, ambos acusados de haber participado en el crimen del dirigente liberal.

Temas relacionados