Alerta por nuevas drogas LSD en Colombia

De acuerdo con reportes del Instituto Nacional de Medicina Legal ya se registraron tres casos de muertes asociadas al consumo de este tipo de sustancias.

Según el estudio consumen más drogas los jóvenes entre los 18 y los 24 años.Archivo El Espectador

El reporte anual del Observatorio de Drogas del Ministerio de Justicia llamó  la atención por el aumento del  consumo en Colombia de lo que llamó nuevas sustancias psicoactivas, que se venden como LSD.  Además, en el informe se indicó  que el año pasado se identificaron 20 nuevas  drogas emergentes, que significan un riesgo para la salud. “Luego de varios estudios realizados a muestras comercializadas en ciudades como Bogotá, Manizales, Medellín y Cali, los laboratorios forenses determinaron que en realidad se trataba de moléculas pertenecientes al grupo de drogas denominadas NBOMe”, advierte el informe. De hecho, en Colombia ya se registraron tres casos de muertes asociadas al consumo de este tipo de sustancias, de acuerdo con reportes del Instituto Nacional de Medicina Legal. (En contexto: ¿Cuáles son las drogas más consumidas por colombianos?).

Las sustancias conocidas como Nbome son drogas sintéticas con efectos alucinógenos similares al LSD, que “pertenecen al grupo de las feniletilaminas y que están clasificadas como alucinógenos verdaderos”, explican los analistas del Ministerio de Justicia. Los investigadores resaltan que su consumo puede causar episodios psicóticos agudos, crisis de pánico, cuadros de despersonalización, insomnio y hasta cuadros convulsivos generalizados similares a un status epiléptico. “En las crisis de pánico existe un alto riesgo de que el individuo presente intentos de suicidio o episodios de psicosis paranoide severa”, señala el informe. Precisamente, el año pasado desmantelaron tres bandas dedicadas a vender este tipo de drogas. Una de ellas era liderada por un veterinario, quien fabricaba o adulteraba las drogas en su consultorio. (Le puede interesar: Infografía: consumo de drogas gana terreno en Bogotá).

Por tratarse de nuevas sustancias psicoactivas (NSP) no se cuenta aún con suficientes investigaciones para determinar sus efectos a largo plazo. Sin embargo, a nivel mundial su consumo está considerado un problema de salud pública, ya que pueden generar problemas serios de salud e incluso la muerte. Se ofrecen como inciensos u otras denominaciones tales como ‘spice’ o marihuana sintética.  En Colombia se detectó por primera vez la comercialización de este tipo de drogas, valiéndose de las redes sociales para su publicidad y con la modalidad de envío a domicilio o compra en establecimiento.

Además de las tres muertes asociadas al consumo registradas en Colombia, también se tiene reporte de otras del mismo tipo en países como Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda. De otra parte, el Estudio Epidemiológico Andino de Consumo de Sustancias Psicoactivas en población universitaria, cuyos resultados se presentaron en octubre de 2017, señaló un incremento significativo en el consumo de LSD, pasando de 3,2% en 2012 a 4,2% en 2016.