Fiscalía alerta sobre presencia de disidencias de las Farc en el centro del Valle del Cauca

Noticias destacadas de Judicial

El ente investigador alertó a sus funcionarios en Buga, Ginebra, Tuluá, Guacarí, Sevilla, San Pedro, Bugalagrande, Andalucía y Caicedonia sobre la llegada de hombres de la compañía Adán Izquierdo de ese grupo criminal.

En un corto documento, la Seccional de análisis Criminal de la Fiscalía en el Valle del Cauca alertó a los funcionarios de este departamento sobre la presencia de las disidencias de las Farc en el centro del Valle del Cauca. En la comunicación interna, con fecha del 23 de julio de 2020, se le advierte a los miembros del ente investigador en Buga, Ginebra, Guacarí, San Pedro, Tuluá, Andalucía, Bugalagrande, Sevilla y Caicedonia, para extremar las medidas de seguridad en estos municipios por la avanzada criminal que realizan los hombres de la denominada compañía Adán Izquierdo del grupo armado. Este, como otros grupos en varias partes del país, no se acogieron al Proceso de Paz que suscribió la desaparecida guerrilla de las Farc con el Estado.

Ver: Radiografía del crimen organizado en el Valle del Cauca

Según la advertencia de la Fiscalía, actualmente esta disidencia realiza acciones ofensivas en contra de la población civil, como restricciones a la movilidad, secuestros y extorsiones. “Estos grupos cometen estas acciones en una aparente muestra de control territorial y poderío militar, por lo que se recomienda extremar todas las medidas de seguridad y autoprotección, evitar actividades de ocio y/o recreativas en esos corregimientos de la zona montañosa de Tuluá y Sevilla (donde sería la zona más fuerte de este grupo armado)”, señala el documento revelado por el País de Cali. El diario señaló que las autoridades tienen interceptaciones de la disidencia en las que se planea atentar contra funcionarios.

El Espectador conoció que en esta zona del departamento, como también sucede en Jamundí, hay influencia de los dineros de los carteles mexicanos. El panorama es aún más difícil en Tuluá. Este diario contó cómo en este municipio las bandas criminales se disputan el microtráfico, las extorsiones, el tráfico de armas, entre otras rentas ilegales. En septiembre de 2018, el expresidente y hoy senador Álvaro Uribe también alertó de extorsiones que sufrían los ganaderos en esa zona del país. “Finqueros de Barragán, cordillera de Tuluá, Valle del Cauca, obligados a pagar extorsión por grupos de Farc que hace 4 meses reaparecieron”, indicó Uribe Vélez a través de su cuenta de Twitter.

El asesor de seguridad de la Gobernación del Valle, Miguel Yusti, señaló en junio de 2019 que la situación puede recrudecer con la llegada de los emisarios de los carteles mexicanos al país. “Estamos a nada de ver cadáveres colgados por los puentes de Tuluá, Jamundí o Buga, como lo hacen estas mafias mexicanas en Sinaloa, Jalisco o Baja California. Con la liquidez económica que entra por parte de estos grupos, ellos son los que ponen sus reglas y sus modalidades para operar. Los asesinatos de excombatientes (de las Farc) pueden tener relación con este hecho”, señaló el funcionario que actualmente siguen vinculado a la gobernación.

Hace una semana, la gobernadora Clara Luz Roldán, durante un consejo de seguridad en Tuluá también manifestó su preocupación sobre las disidencias en centro del Valle del Cauca. A esa reunión asistieron las Fuerzas Militares y los alcaldes de Buga, San Pedro, El Dovio y Sevilla. En ese momento, la mandataria departamental pidió a la fuerza pública evitar que grupos armados aprovechen la pandemia para ganar territorio en las zonas rurales. De esta manera, las autoridades se enfocarán en contener a la compañía Adán Izquierdo de las Farc que se está forjando en la Cordillera Central y Occidental en el Cañón de Garrapatas.

Desde 2015, en esta zona, clave para el tráfico de drogas, también se vienen reconfigurando las estructuras del narcotráfico que hicieron parte del cartel del norte del Valle. En los municipios de Tuluá, Trujillo, El Dovio y Bugalagrande, antiguos miembros de ese clan mafioso terminaron teniendo nexos con miembros de la comisión Ernesto Che Guevara del Eln, que delinque en el sur del Chocó y saca la droga por medio de puertos ilegales en el Pacífico. En los casos de Trujillo y El Dovio, desde 2018, la Fiscalía sabe que antiguos hombres de Carlos Enrique Salazar, alias Negro Guerrero, desaparecido jefe de los Rastrojos, hacen presencia en el Cañón de Garrapatas.

El coronel Javier Navarro, comandante de la Policía Valle, señaló que se priorizarán operativos en Tuluá debido al aumento de homicidios. “También es importante decir que se van a focalizar esfuerzos en la ruralidad de los municipios de Caicedonia y Sevilla para atacar, investigar y capturar a una estructura que viene delinquiendo y haciendo presencia, que tiene mayor injerencia en los departamentos del Quindío y Tolima. Se va a ofrecer recompensas por unos delincuentes priorizados del departamento del Valle para lograr su captura”, señaló el uniformado.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.