Alertan a Venezuela ante posible traslado de niña secuestrada en Arauca

El Ejército tiene los primeros indicios sobre la ubicación de la hija del alcalde de Fortul.

Las autoridades de Colombia enviaron una alerta a Venezuela ante la posibilidad de que la menor de 10 años, Nohora Valentina Muñoz, secuestrada en Fortul (Arauca), sea trasladada al vecino país, dada la cercanía del lugar del plagió con la línea de frontera.

El general Jaime Reyes, comandante de la Brigada 18 del Ejército, aseguró a Caracol Radio que entró en contacto con el general Wilmer Marconselos, encargado de la seguridad del otro lado de la frontera para advertirle sobre esa posibilidad.

En el pasado otros secuestrados de esta región han sido llevados hacia el municipio venezolano de El Amparo, en Estado de Apure.

Por su parte, el gobernador del departamento de Arauca, Luis Eduardo Ataya, precisó que las tropas del Ejército, la Policía, así como al Fuerza Aérea Colombiana (FAC), tienen acordonada una zona específica del caserío Fortul, en donde se cree que está Nohora Muñoz.

Agregó que la operación que desarrollan tropas de tierra y aire garantizan que la niña está en la zona en donde fue secuestrada y que los pasos, tanto por tierra como por agua, están controlados.

Detalló que la zona en donde puede estar la menor es de montaña, donde hay mucha selva, de difícil acceso y con una geografía bastante complicada, y "ahí es donde aprovechan estos bandidos para hacer sus fechorías".

Voces de todos los estamentos del país han rechazado al unísono el secuestro de la menor por la que hoy unos 1.500 estudiantes de Fortul para clamar por su puesta en libertad.

La menor, hija del alcalde de Fortul, Jorge Enrique Muñoz, fue secuestrada la víspera cuando iba a la escuela, acompañada por su madre, Pilar Gutiérrez.

Horas después los secuestrados, que se desconoce si pertenecen a la delincuencia común o a algún grupo guerrillero, dejaron en libertad a Gutiérrez.

El presidente, Juan Manuel Santos, advirtió a los captores que se les va a perseguir.

"No sé cual es el motivo, no sé quien la tiene, pero lo que les quiero decir a esos bandidos -porque llevarse una niña es un acto de cobardía- es que los vamos a perseguir a donde estén y vamos a recuperar a esa niña a como dé lugar", remarcó Santos.

El Gobierno elevó una recompensa inicial de 50 millones de pesos a 100 millones de pesos por informes sobre los secuestradores y el paradero de la pequeña.

Temas relacionados