"Alto mando inmejorable"

El relevo se dio en medio de la controversia por la orden de captura que emitió un juez de Ecuador contra la cúpula militar que participó en la operación donde abatieron a ‘Raúl Reyes’.

Asumió la nueva cúpula de las Fuerzas Militares en medio de una ceremonia en la Escuela de Cadetes José María Córdova, en la que el presidente de la República, Juan Manuel Santos, le puso el listón alto: “Hay que seguir insistiendo hasta lograr el objetivo final: la paz de este país”.


A la nueva cúpula llegan el general Alejandro Navas, a comandar las Fuerzas Militares; el general Sergio Mantilla, en el Ejército; el almirante Roberto García, la Armada Nacional, y el general Tito Saúl Pinilla, la Fuerza Aérea.


Pero tal parece que el reto que el mandatario les puso a los generales que asumieron es tan grande como la confianza que les tiene. En su discurso, Santos destacó su formación, sus capacidades y afirmó que el país podrá sentirse más seguro por ser “un alto mando inmejorable”.


Y en medio de la posesión, el presidente aprovechó para también elogiar al nuevo ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, a quien señaló como un experto en estrategias militares y del que “se verán grandes resultados”. Recalcó que los generales y el nuevo ministro tendrán bajo su mando una Fuerza Pública con gran experiencia en la lucha contra el terrorismo. “En esta guerra no hay país que haya hecho tanto sacrificio como Colombia. Por eso en el mundo entero nos reconocen, vienen a pedirnos asesoría, ayuda, a nuestras Fuerzas Militares y a nuestra Policía”.


Por su parte, el ministro Pinzón expresó su confianza en el nuevo grupo. “Llegó un equipo muy destacado, lleno de logros, de éxitos, y creemos que esto seguramente debe servir para que las instituciones sigan evolucionando".


El general Alejandro Navas, comandante de las FF.MM., expresó que habrá contundencia en el campo de batalla contra los grupos ilegales que no se desmovilicen y todo el peso de la ley para los militares que rompan las normas. “Se fortalecerá la disciplina en las tropas para garantizar legitimidad en los procedimientos militares y no permitir ningún proceder indigno por parte de los uniformados”, indicó.


Santos, en medio de su discurso, justificó su decisión de cambio de mando como algo normal en la dinámica de las Fuerzas y por eso no ahorró esfuerzos en agradecer y elogiar a la cúpula saliente. “Quiero hacer reconocimiento especial a los que salen, señores almirantes Cely y Echandía, general de aire Julio González y el general Paredes. Pueden estar satisfechos, porque cumplieron su misión con orgullo”.


Caso Naranjo


La ceremonia se celebró en medio de la polémica por la decisión de un tribunal de garantías del estado de Sucumbíos (Ecuador), que ordenó la captura del general Óscar Naranjo, director de la Policía Nacional, y de toda la cúpula militar del año 2008, que participó en la ‘Operación Fénix’, en la que abatieron al jefe guerrillero Raúl Reyes en territorio ecuatoriano. La decisión también cobija al general (r) Freddy Padilla; al general (r) Mario Montoya, al almirante (r) Guillermo Barrera, al general (r) Jorge Ballesteros y al coronel Camilo Álvarez.


La orden la dictó el juez luego de que los uniformados no se presentaron a la audiencia de juicio que se programó el pasado lunes en la localidad de Nueva Loja (Ecuador). La decisión sólo tiene efectos en el territorio del vecino país y no es posible tramitar orden internacional.


El respaldo a los oficiales que participaron en la acción militar y el rechazo a la medida fueron contundentes por parte del gobierno colombiano. El presidente Santos fue directo: “Todos pueden estar tranquilos, primero me voy yo a la cárcel que ellos”.


Por su parte, el vicepresidente Angelino Garzón dijo que la decisión judicial era absurda, aunque aclaró que el Gobierno la asumirá de manera “diplomática y judicial”. Aseguró que la responsabilidad de esa operación militar será asumida por el Estado en su conjunto y no por los generales.


“Lo que estaba haciendo el general Naranjo era luchar contra la corrupción y organizaciones que van en contra de la democracia, así que esa decisión es absurda”, puntualizó el vicepresidente Garzón.