Álvaro Cruz, de nuevo a interrogatorio

El Gobernador de Cundinamarca es investigado por el carrusel de contratos de Bogotá.

Un segundo llamado a interrogatorio hizo este jueves la Fiscalía General al actual Gobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz Vargas, por su presunta participación en los hechos que rodearon las irregularidades en el proceso de contratación adelantado por el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) durante la administración de Samuel Moreno Rojas.

Este nuevo llamado corresponde a la segunda parte del interrogatorio al que asistió hace dos semanas el mandatario departamental, investigado por su presunta participación y conocimiento en los hechos irregulares que rodearon la adjudicación de contratos en la capital de la República.

Para esta nueva etapa, fuentes de la Fiscalía precisaron que tienen suficientes pruebas para demostrar la participación de Cruz en el llamado “carrusel de contratos de Bogotá”.

De acuerdo con el ente investigador Cruz Vargas fue señalado de haber utilizado su posición social para que la empresa ICM –de pavimentos y asfaltos- en la cual fungía como representante, fuera la beneficiada del contrato de reparcheos de las calles en la capital de la República. (Ver 'Nunca di comisiones al cartel': Álvaro Cruz)

“El caso de la UMV se basa en posibles dadivas o entrega de diferentes empresas, entre ellas ICM, a funcionarios de la Unidad de Mantenimiento Vial y a algunos concejales”, precisó el fiscal tercero delegado ante la Corte Suprema de Justicia, Juan Vicente Valbuena quien señaló que se habría entregado una suma cercana a los 500 millones de pesos.

El expresidente del Concejo de Bogotá, Hipólito Moreno –condenado tras firmar un preacuerdo con la Fiscalía- aseguró que el mandatario departamental tenía muchos intereses en la celebración de estos contratos viales, por lo que buscó que la empresa con la que tenía relación resultara beneficiada pese a que no cumplía los requisitos exigidos.

Temas relacionados