Andrés F. Arias y su salvavidas

El 7 de julio el exministro radicaba ante un juez estadounidense una petición de asilo argumentando que era un perseguido político.

El exministro Andrés Felipe Arias fue condenado a 17 años de cárcel el pasado 17 de julio. / Archivo

El exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias terminó siguiendo los pasos de la exdirectora del DAS María del Pilar Hurtado y del excomisionado de Paz Luis Carlos Restrepo. Recientemente se conoció que el alfil del uribismo solicitó asilo político en Estados Unidos después de que la Corte Suprema de Justicia lo condenara a 17 años y 4 meses de cárcel y a pagar una multa de $30.800 millones por el escándalo de Agro Ingreso Seguro (AIS). Según reveló la Fiscalía, funcionarios del gobierno estadounidense dijeron que Arias argumenta que la justicia colombiana lo persigue por sus tendencias políticas.

Hace más de un año, el 14 de junio de 2013, Arias recuperó su libertad luego de que el Tribunal Superior le revocara la medida de aseguramiento argumentando que no había razón para temer que el exministro pudiera manipular testigos u obstruir el juicio que llevaba la Corte Suprema en su contra. Desde ese día se le vio sonriente y manifestando en medios de comunicación que seguiría adelante su proceso para demostrar su inocencia y que siempre estaría atento a los llamados de la justicia. Sin embargo, una vez agotadas todas las audiencias del juicio, a principios de junio comenzó a correr el rumor de que Arias podía ser condenado a varios años de cárcel.

El 14 de junio, según la Cancillería, el exministro de Agricultura viajó a Estados Unidos. Dos días después fue al consulado de Colombia en Miami a radicar unos permisos para que sus hijos pudieran salir del país. Su familia se unió a él días después de ordenar el trasteo de sus pertenencias y de que su esposa tuviera en mano los documentos de su proceso. Desde ese momento se podía prever que Arias buscaría asilo en el país norteamericano. Según reveló El Tiempo, quien le ayudó a realizar estos trámites fue el polémico excolumnista y exiliado Ernesto Yamhure Fonseca.

Una coincidencia: el pasado 7 de julio, mientras la Corte Suprema leía el sentido de fallo en el que se anunciaba que Arias sería declarado culpable, el exministro radicó ante un juez estadounidense la petición de asilo político, lo que en estos momentos le da una especie de inmunidad pues tiene permiso de quedarse en EE.UU. hasta que se tome una decisión. La Corte Suprema será la encargada de radicar una solicitud de extradición o pedirle a la Interpol que emita circular roja en su contra.

El 17 de julio, la Corte Suprema dio a conocer el fallo contra Arias por los delitos de peculado por apropiación a favor de terceros y celebración de contratos sin el cumplimiento de los requisitos en los convenios con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). Para la corporación, el exministro conocía a cabalidad las irregularidades que se estaban presentando en AIS, ya que sabía en detalle que algunas solicitudes no cumplían con los requisitos legales y que algunos peticionarios habían fraccionado sus predios con el fin de lograr más beneficios económicos. Asimismo, los convenios celebrados para la entrega de multimillonarios subsidios de riego y drenaje no se hicieron a través de una licitación pública sino “a dedo”.

“El ministro de Agricultura y Desarrollo Rural al celebrar los convenios desconoció los principios rectores de la función pública y de la contratación estatal, en especial los de planeación, transparencia, economía y responsabilidad. Al escoger de manera discrecional al IICA como cooperante soslayó la regla según la cual la escogencia del contratista debe efectuarse a través de licitación o concurso público (...) Siempre tuvo una intervención permanente y directa en la intervención y desarrollo de estos convenios, así como las convocatorias presupuestales para el manejo de los subsidios”, fueron algunos argumentos de la Corte.

Este es la tercera ocasión en que un exfuncionario del gobierno de Álvaro Uribe busca refugiarse en otro país para evadir a las autoridades colombianas. Mientras María del Pilar Hurtado, se presume, está en Costa Rica —aunque su abogado en Colombia asegura que sigue en Panamá— y Luis Carlos Restrepo, se supone, está en Estados Unidos, el exministro Arias se mantiene en territorio norteamericano, a la espera de que tomen una decisión en su caso, que cobijaría a su esposa y sus dos pequeños hijos. Es la historia de un exministro estrella que se proyectaba como el reemplazo de Uribe y que terminó en desgracia a sus 41 años, a pesar de que siempre dijo que daría la cara a la justicia colombiana.

Temas relacionados