Andrés Felipe Arias aún tiene un salvavidas

Luego de que saliera del país en junio de 2014, el exministro de Agricultura fue arrestado en Miami mientras esperaba que decidieran si aceptaban o no su solicitud de asilo político. Hoy le dieron libertad condicional después de pagar una fianza.

Andrés Felipe Arias fue condenado en julio de 2014 a más de 17 años de cárcel. / Archivo

Un día después de que finalizaron las negociaciones de paz en La Habana, el exministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, fue arrestado en su casa en Estados Unidos. Eso sucedió el pasado 24 de agosto, cuando se hizo efectiva la orden de captura con fines de extradición que emitió la Corte Suprema de Justicia tras condenarlo a 17 años y cuatro meses de prisión por Agro Ingreso Seguro. Casi tres meses después, Arias logró que le dieran libertad con restricciones tras pagar una fianza y quedar a la espera de que se defina si le aceptan o no la solicitud de asilo político.

El rifirrafe del exministro con la justicia norteamericana se dio cuando la Policía Migratoria estadounidense lo capturó bajo el argumento de que había una solicitud de extradición en su contra. En un principio la defensa de Arias planteó que se trataba de un arresto ilegal porque existía un trámite formal para obtener un asilo político y, además, Colombia y EE.UU. no tenían ningún tratado de extradición. Sus peticiones fueron negadas. Sin embargo, la jueza decidió que no daría ningún fallo hasta que no se definiera el futuro de Arias como asilado. 

Fueron tres años de juicio los que vivió Arias en Colombia ante la Corte Suprema de Justicia. Durante ese tiempo se defendió de las acusaciones en su contra por la polémica que generó el programa Agro Ingreso Seguro, un auxilio económico que se creó en 2006, que era para campesinos y que terminó en manos de familias de grandes terratenientes. Sin embargo, en junio de 2014, ante el inminente fallo en su contra, Arias comenzó a mudarse junto a su familia a Miami. (Vea: “¿Regresará extraditado a Colombia Andrés Felipe Arias?”

Arias, que durante el juicio nunca faltó a una audiencia, no hizo presencia el 3 de julio de 2014, día en que se determinó su responsabilidad. Ocho días después se conoció que había abandonado el país y que estaba tramitando ante Estados Unidos una asilo político, bajo el argumento de que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos lo estaba persiguiendo por ser cercano a Álvaro Uribe. El 17 de julio de 2014 finalmente se leyó la condena en su contra. (Vea: “Condenan a 17 años de prisión a Andrés Felipe Arias por AIS”

“No puede desconocerse que los beneficiarios de los recursos, además de pertenecer a un concreto sector del agro –el de cultivadores de palma de aceite–, estaban ubicados en una específica zona del país y vinculados en parentesco con miembros de un reconocido grupo político de la costa Caribe, los señores Vives Lacouture, hecho de singular importancia para quien como el doctor Arias Leiva, además de contar con toda una trayectoria en el sector público, tenía aspiraciones políticas”, aseguró la Corte Suprema de Justicia. 

El exministro estuvo preso en una cárcel de la policía Migratoria durante estas semanas. El propio expresidente Álvaro Uribe declaró en el proceso y advirtió que contra los miembros de su partido existía una persecución política. Por ahora, mientras Arias no tenga la calidad de asilado político seguirá en libertad condiconal. Es decir, con un brazalete electrónico y restricciones de movilidad. En Colombia es considerado un prófugo de la justicia, sin embargo, aún le queda un salvavidas para evitar pagar su condena en una prisión colombiana.