Andrés Sepúlveda aceptó que espió las negociaciones en La Habana

Esto en una declaración que le rindió a la Fiscalía el pasado 6 de mayo.

El pasado 6 de mayo, el ‘hacker’ Andrés Fernando Sepúlveda Ardila reconoció ante un fiscal delegado ante el CTI de la Fiscalía General que sí espió los diálogos de paz que se adelantan en La Habana. La declaración, divulgada por Blu Radio, revela que Sepúlveda habría intervenido los correos de los negociadores en Cuba.

“La primera parte de la infiltración fue organizada por medio de ingeniería social, un tema muy básico que era interceptar por medio de un perfil en Facebook que a medida que el perfil iba cogiendo más fuerza. Ellos empezaron a aceptarlo desde guerrilleros rasos hasta una persona muy cercana a Santos, un periodista ecuatoriano y Hermes Aguilar que es un vocero internacional de las Farc”, confesó.

Sepúlveda Ardila también reveló que tenía vínculos con la denominada Sala Andrómeda, una oficina fachada ubicada en un restaurante en el sector de Galerias creada presuntamente por miembros de las Fuerzas Militares para espiar los diálogos de paz: “Por casualidades de la vida tenía un amigo que era contacto directo con toda la gente de Andrómeda y otros organismos de inteligencia, pero nunca tuve relación con ellos, porque los trabajos que hacían ellos iban con orden estrictamente militar”.

Además aceptó que, en efecto, mantenía vínculos con la Sijín y que le suministró información a entidades de inteligencia estatales. “Mi objetivo fue tener información relevante para poderla suministrar a otros organismos de inteligencia y servir como fuente técnica especializada”. Y agregó que colaboró para identificar una banda de delincuentes en el barrio Codito en el norte de Bogotá.

“Yo empecé con el tema de ‘Los Pascuales’ y ‘Los Luisitos’, el problema que hubo en Codito. Yo logré individualizar a cada miembro de las bandas y obtuve información en las redes sociales que logré inflitrar. La información la entregaba directamente a los encargados en la Sijín. Lo hacía sin ninguna retribución económica, lo hacía por amor a la patria. A veces, cuando yo estaba mal de dinero ellos me entregaban recursos, pero era informal. No fue firmando un acta ni un recibido ni nada”, afirmó.

También aseguró que su contacto en la inteligencia de la Policía de Bogotá era “el teniente (en) Usme que era el director en ese entonces del grupo de terrorismo de la Sijín. Yo les facilité información que iba recopilando. Yo mismo les decía por ejemplo mire encontré que esta es la novia de ‘Pascual’, de ‘Benji’, etc”. Finalmente señaló que Yesid González era el enlace que tenía de inteligencia en la fuerza pública, quien, según dice, era un civil que trabajaba en la Fuerza Aérea.