Andrés Sepúlveda busca preacuerdo con la Fiscalía

El hacker ha mantenido varias reuniones con delegados del ente investigador.

Andrés Sepúlveda, el denominado hacker estaría buscando un preacuerdo con la Fiscalía, según lo confirmó su abogado Carlos Duarte, quien dijo que “hay esa posibilidad de aceptación de algunos cargos y la Fiscalía también busca una negociación”.

Según la defensa de Sepúlveda, su cliente ha sostenido varias reuniones con delegados de la Fiscalía que buscan concretar un acuerdo a cambio de entrega de información en el proceso que se le sigue.

Duarte advirtió que “una rebaja de pena o eliminación de algunos cargos imputados es la esencia de la negociación, sin ello no se podría llegar a ningún acuerdo”.

El jurista confesó que hasta el momento no hay una posición concreta aunque “la semana que viene vamos a tocar ese tema ya propiamente jurídico”.

La investigación contra Sepúlveda

Según la investigación Sepúlveda Ardila había comprado un paquete de 20 correos electrónicos con sus respectivas claves de “gente en La Habana, que está en la mesa de negociación”. Hasta el momento solamente había pagado tres de los ochos millones. “Base de datos desmovilizados de la guerrilla que obtuvo por un contacto conocido como Torres en el COA, unidad adscrita al Ministerio de Defensa”.

Sepúlveda Ardila fue capturado el pasado 6 de mayo en el marco de un operativo adelantado por agentes del CTI de la Fiscalía General en su oficina ubicada en el norte de Bogotá donde se estarían adelantando actividades ilegales contra personas relacionadas con el proceso de paz así como otros dirigentes políticos.
En su computador personal, según el ente, estaban los informes relacionados con las interceptaciones realizadas a los correos al exvicepresidente de la República, Francisco Santos, así como funcionarios del Gobierno y guerrilleros de las Farc que tienen relación directa o indirecta con las negociaciones que se adelantan en La Habana.

Por una fuente anónima, la Fiscalía General obtuvo información sobre las actividades ilegales que se estarían adelantando en la oficina 211 ubicada en la calle 93b con 17. Según el ente investigador ahí se realizaban actividades dirigidas al ‘marketing negro’ en contra de un grupo preseleccionado.

En el momento de su captura, el desarrollador de software le manifestó a los investigadores, en presencia de su abogado, que estaba dispuesto a colaborar con las autoridades y dar detalles sobre las actividades que se adelantaban en su oficina e incluso en su domicilio.

“La información hallada en los equipos de cómputo fue creada usando software malicioso, obtener información de diferentes personas, usando así redes sociales para interceptar datos, ingreso abusivo de plataformas. Violación de la protección de la información y datos consagrados por la ley”, señaló la jueza al hacer referencia a la información entregada por el ente en la audiencia de imputación.

Temas relacionados

 

últimas noticias