Aplazada indagatoria de Maza Márquez

El exdirector del DAS no pudo presentarse en la Fiscalía por cuestiones de salud.

Presentando una excusa médica que justificaba su ausencia, el general (r) Miguel Maza Márquez no pudo cumplir este viernes su cita con el fiscal delegado ante la Corte Martín Moreno, como se había planeado desde hacía unas semanas, para que el alto oficial en retiro rindiera indagatoria en el marco de la investigación por el magnicidio del candidato presidencial Luis Carlos Galán.

La defensa del exdirector del Departamento Administrativo de Seguridad, además, presentó un recurso de reposición contra la decisión del fiscal Moreno de no declarar la prescripción del caso . Para la Fiscalía, sin embargo, es irrefutable que el magnicidio de Galán encaja en los parámetros de crimen de lesa humanidad.

De acuerdo con el ente investigador, asesinatos como el de Galán, el bombazo al avión de Avianca en el que murieron 107 pasajeros en pleno vuelo, o el magnicidio del director de El Espectador Guillermo Cano fueron parte de una oleada de crímenes sistemáticos que tenían el propósito de quebrantar a la sociedad colombiana. Por esa razón se convierten en crímenes de lesa humanidad y, por ende, la justicia ya no tiene un plazo máximo para investigarlos.

Otros de los crímenes del Cartel de Medellín que fueron considerados de lesa humanidad son los asesinatos del procurador Carlos Mauro Hoyos, del gobernador de Antioquia Antonio Roldán Betancourt, de la periodista –e hija del expresidente Julio César Turbay– Diana Turbay y los secuestros de Luz Marina Montoya, Beatriz Villamizar, Maruja Pachón y Andrés Pastrana.

Con respecto a la muerte de Galán, la Fiscalía investiga el papel que tuvo Maza Márquez, a quien se le cuestiona haber cambiado la escolta del dirigente liberal días antes del atentado en su contra. Maza Márquez, por su parte, insiste en su inocencia. Argumenta que él, más que nadie, combatió al Cartel y a Pablo Escobar, y que es ilógico que 20 años después se diga que él se alió con el hombre que quiso matarlo.

Paradójicamente el bombazo al DAS, ocurrido el 6 de diciembre de 1989, que iba dirigido a acabar con la vida del entonces director del DAS Miguel Maza Márquez, también fue declarado como crimen de lesa humanidad.