Aplazan acusación contra Samuel Moreno Rojas por 'carrusel'

La audiencia fue reprogramada para el próximo 9 de mayo.

Por fallas en la remisión, este martes fue aplazada la audiencia de acusación contra el exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno por los delitos de concierto para delinquir y peculado por apropiación dentro del proceso que se le adelanta por su presunta participación en el llamado ‘carrusel de la contratación’.

La diligencia judicial fue reprogramada para el próximo 9 de mayo, y se espera que la Fiscalía presente el escrito de acusación contra el exburgomaestre quien se encuentra recluido en la Escuela de Carabineros en el centro de Bogotá desde septiembre de 2011.

La defensa del exmandatario distrital indicó que están a la espera de que el Tribunal Superior de Bogotá tome una decisión sobre la solicitud de conexividad de los dos procesos que se adelanta contra Moreno Rojas por su presunta responsabilidad en la entrega irregular de contratos viales en la capital de la República.

Según la Fiscalía General, el recién elegido burgomaestre se reunió en diversas oportunidades con su hermano, el senador Iván Moreno Rojas; el abogado, Álvaro Dávila; y los contratistas Emilio Tapia y Julio Gómez con el fin de “cuadrar” la entrega de tres multimillonarios contratos viales.

“Entre diciembre de 2007 y mediados de 2010 se pusieron de acuerdo en cometer delitos determinados contra la función pública”, precisó el fiscal, al considerar que existen elementos probatorios que permiten inferir la celebración de dichas reuniones en la sede de la Alcaldía de Bogotá, en el IDU e incluso en la ciudad de Miami, Estados Unidos.

Y es que para el ente investigador, en dichos encuentros estas personas se concertaron para maquinar un plan para entregar los contratos a cambio de una comisión que iba entre el ocho y el seis por ciento.

“Los contratistas eran contactados por los intermediarios Emilio Tapia y Álvaro Dávila para que estuviera seguros de presentar la licitación de unos pliegos amañados y modificados”, precisó el fiscal en la imputación de cargos.

Igualmente la Fiscalía consideró que en el año 2010, el entonces alcalde de Bogotá a través de la directora del IDU, Liliana Pardo y el subdirector del Instituto, Néstor Eugenio Ramírez determinó la cesión del contrato vial de la calle 26, más conocido como la Fase III de Transmilenio.

En ese momento, se indica, el mandatario “los determinó” para que se apropiaron de 190 mil millones de pesos para que hicieran una acción que favoreciera a una empresa contratista, la cual recibió el contrato vial que le habían quitado a los Nule.

La Fiscalía cuestionó la forma en cómo se adelantó dicha cesión contractual presentaron varios sobrecostos e irregularidades que no fueron argumentadas de la manera correcta, lo que llevó a un detrimento al distrito en materia de contratación.

“Este dinero perdido era del Distrito que tenía que administrar el IDU y los fondos de Transmilenio, la forma en cómo se llevó a cabo esta manipulación de la cesión del contrato de la calle 26, la adición tiene que respetar el objeto valor y plazo del contrato”, indicó.

Ante esto señaló que esta cesión provocó una serie de problemas por los atrasos de la obra vial, causando traumatismos en la sociedad. Para la Fiscalía, Moreno Rojas “lesionó el bien jurídico de la administración y seguridad pública, durante este periodo la administración del Distrito se presentó un acto de corrupción tal que llevó al ahora conocido carrusel de la contratación”.

Moreno Rojas afronta otro proceso por su presunta participación en los delitos de cohecho, peculado, interés indebido en la celebración de contratos y concusión por el 'carrusel'.

 

últimas noticias