Aplazan audiencia de imputación de cargos contra expersonero de Bogotá por 'carrusel'

Francisco Rojas Birry manifestó que no cuenta con abogado defensor.

La audiencia de imputación de cargos que se tenía programada para este viernes en contra del expersonero de Bogotá, Francisco Rojas Birry tuvo que ser aplazada de manera indefinida puesto que el exfuncionario no cuenta con un abogado defensor para afrontar este proceso.

En una carta enviada al juzgado de control de garantías, Rojas Birry manifestó que no podía asistir a la diligencia puesto que no tiene un representante para el proceso penal que se le abrió por su presunta participación en el llamado ‘carrusel de la contratación’ en la capital de la República.

El expersonero tendrá que responder por el delito de cohecho propio por presuntamente omitir sus funciones de control y vigilancia frente a la celebración del contrato para la prestación del servicio de ambulancias que tuvo un costo superior a los 67 mil millones de pesos. (Ver Inocencio Meléndez señaló a Rojas Birry de tener intereses en el 'carrusel')

“En virtud del cual recibieron algún dinero como comisión para no vigilar los contratos que se conoce como el contrato de las ambulancias”, precisó en su momento el vicefiscal Jorge Fernando Perdomo al hacer referencia al convenio que le fue entregado a una de las empresas del contratista Emilio Tapia.

Rojas Birry se encuentra actualmente privado de su libertad en la cárcel La Picota de Bogotá pagando una condena de ocho años de prisión por el delito de enriquecimiento ilícito por haber recibido 200 millones de pesos de la captadora ilegal DMG.

Las acusaciones en contra de Rojas Birry

El pasado 16 de agosto, ante la Corte Suprema de Justicia el exsubdirector jurídico del IDU, Inocencio Meléndez manifestó que en una oportunidad el entonces personero de Bogotá, Francisco Rojas Birry lo citó a su oficina con el fin de hacerle serios cuestionamientos sobre un dinero que algunos concejales estaban reclamando por el contrato de la malla vial en la capital de la República.

"Yo le dije: mire, señor personero, usted de saber mejor que yo dónde debe estar esa plata porque lo que dice Emilio Tapia es que se la dieron a Samuel Moreno y a Iván Moreno. Usted pregúnteles a ellos no a mí", dijo Meléndez en dicho encuentro que se celebró a mediado de 2009.

Igualmente aseguró que fue testigo en enero de 2008 de un encuentro en el Hotel Tequendama en el cual el entonces senador Iván Moreno Rojas y los contratistas Emilio Tapia y Julio Gómez entre otras personas con el fin de "cuadrar" la cuota burocrática en la alcaldía de Samue Moreno Rojas.

En dicha reunión se nombró en el cargo de secretario de Salud, Héctor Zambrano, "quien era cutoa de Julio Gómez", aprovechando su cercania con varias personas muy amigas de Samue Moreno Rojas.
Igualmente en dicha reunión, según Meléndez, se ratificó en su puesto a Liliana Pardo como directora del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) pese a que existían varias discusiones en el grupo para este cargo puesto que existían serios intereses.

"En el Distrito no hay antecedentes que en el cambio de administración se haya ratificado al director del IDU", precisó el exsubdirector técnico del Instituto ante los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

Igualmente se discutieron puestos en la Alcaldía de Bogotá y organismos cercanos a éste, en los cuales los contratistas presentaron sus cuotas para estos cargos.

En este caso se indica que Iván Moreno Rojas intervino para conciliar las diferencias puestoe existían muchos intereses para ubicar personas allegadas por parte de Julio Gómez y Emilio Tapia a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP).

Estas declaraciones fueron hechas en el marco del juicio que se le adelanta al exsenador Iván Moreno Rojas por tres delitos dentro del llamado 'carrusel'.