Arango Bacci denunciará al almirante Álvaro Echandía

Esto por mentir bajo la gravedad de juramento en el proceso penal que se adelantó en su contra en la Corte Suprema de Justicia.

Archivo

El abogado Jaime Granados Peña, quien defiende los intereses del almirante (r) Gabriel Arango Bacci presentará este viernes una denuncia ante la Fiscalía General en contra del actual director de la Agencia Nacional del Estado, almirante Álvaro Echandía por su participación en el montaje del cual fue víctima cuando se le vinculó con organizaciones dedicadas al tráfico de drogas.

El jurista aseguró que en los últimos días se han conocido dos declaraciones públicas que permiten inferir la existencia de “testigos falsos” en el proceso penal que se le adelantó al almirante Arango Bacci quien fue absuelto por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia. (Ver Almirante (r) Arango Bacci denunciará a presidente Santos por calumnia )

Esto haciendo referencia a la declaración entregada por el exfiscal General, Mario Iguarán quien le pidió perdón a Arango Bacci por haber mentido bajo la gravedad de juramento en el juicio que se adelantó en su contra. Además de la entrevista que rindió el exvicepresidente Francisco Santos a RCN Radio en la cual aseguró que se presentaron testigos falaces.

“Me reuní con el señor Almirante y se está solicitando a la Fiscalía General que se revoquen los archivos que beneficiaron a los generales, ya que luego se evidenció que le mintieron a la justicia y al país. Vamos a insistir con estos nuevos hallazgos para que les puedan imputar cargos por su participación en este caso”, aseguró Granados en RCN Radio.

Igualmente solicitará agilidad en la denuncia que presentó ante la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes contra el presidente Juan Manuel Santos –ministro de Defensa para la época de los hechos- por su presunto conocimiento en las irregularidades que rodearon estas acusaciones. (Ver Consejo de Estado estudiará demanda del contralmirante (r) Arango Bacci contra la Fiscalía)

Por estos hechos estuvo privado de su libertad entre el 19 de junio de 2008 y el 3 de diciembre de 2009. Sin embargo, la Corte Suprema ordenó su libertad al considerar que no existían pruebas para inferir que el contalmirante había omitido los controles en el Mar Caribe para que los narcotraficantes realizaran los envíos de droga.