Archivan investigación por supuesto espionaje contra el Fiscal General

Se estableció que dichos elementos electrónicos hallados en el despacho hacen parte de un equipo utilizado para bloquear señales inalámbricas.

Este lunes se dio punto final a la investigación que se adelantaba por el hallazgo de unos equipos electrónicos hallados en el despacho de la oficina del Fiscal General.

Después de una serie de averiguaciones se pudo establecer que dichos equipos no hacían parte de una estrategia para espiar las conversaciones del jefe del ente investigador sino eran unas herramientas para bloquear señales telefónicas inalámbricas.

El pasado cinco de mayo uno de los cajones del escritorio del Fiscal General fue hallado un dispositivo con características similares a las de un control remoto de televisión.

Al hacerse la investigación de rigor se determinó que el artefacto se emplea para activar y desactivar un elemento bloqueador de llamadas inalámbricas.

Posteriormente, tras efectuarse la búsqueda de dicho aparato se constató que la totalidad del mecanismo fue adquirido para labores investigativas en el año 2011 y que luego se le destinó a la seguridad de la oficina de la entonces Fiscal General, Viviane Morales Hoyos.

Cuando asumió como fiscal General Eduardo Montealegre Lynett no fue informado sobre la existencia del mencionado elemento; razón por la cual comenzó la indagación pertinente por supuesta violación ilícita de comunicaciones.

Ante estas evidencias se consideró que no existó ninguna base probatoria para suponer la configuración del delito de violación ilícita de comunicaciones.