Siga en vivo el debate de control político al ministro de Hacienda

hace 4 horas

"Arias lo sabía todo": Juan Camilo Salazar, exviceministro de Agricultura

Quedó en libertad por vencimiento de términos, el pasado 15 de septiembre. Firmó un preacuerdo con la Fiscalía.

Juan Camilo Salazar, exviceministro de Agricultura del gobierno de Álvaro Uribe, recuperó su libertad por vencimiento de términos el pasado 15 de septiembre, siendo el quinto de los imputados por el caso de Agro Ingreso Seguro (AIS) en salir de la cárcel. Salazar pasó seis meses preso. Le imputaron interés indebido en celebración de contratos, contratos sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación a favor de terceros. El próximo 16 de noviembre el juez 43 de conocimiento decidirá si avala su preacuerdo con la Fiscalía.

¿Por qué decide llegar a un acuerdo con la Fiscalía?

Llevo dos años pensando en lo que pasó y en lo que me pude haber equivocado. A pesar de que siempre he dicho todo lo que me consta sobre AIS a los entes de control, debo reconocer que pude haber cometido errores.

¿Cuál es su responsabilidad?

Confié en exceso en el trabajo del IICA. Me pudo haber faltado diligencia para evitar que personas nos hicieran trampa y se apropiaran recursos irregularmente.

¿Quién debe asumir la responsabilidad por el fraccionamiento de predios con el que se beneficiaron algunas familias en el Magdalena?

Alrededor de los subsidios que han otorgado los gobiernos se han creado unas mafias, que son responsables del caso AIS y de otros escándalos como el Fondo Ganadero del Caquetá o la usurpación de tierras en Curvaradó y en la Costa Atlántica.

¿Qué funcionarios están involucrados? ¿Sabe si Róger Taboada, exfuncionario de Finagro, asesoró a las familias del Magdalena en AIS?

No quiero referirme a alguien en particular. Lo que puedo decir es que el fraccionamiento de predios en la Costa sigue el mismo patrón de otros casos.

¿El programa AIS se diseñó para beneficiar a esas familias?

Los que parcelaron los predios se valieron de las mismas argucias que en el pasado originaron debates similares. Esas son rendijas que algunas personas aprovecharon para apropiarse irregularmente de recursos del Estado.

Se ha visto que no fueron rendijas, sino decisiones concretas y acordadas.

Yo creo que el programa AIS fue un programa que siempre estuvo diseñado para apoyar al sector agropecuario en general.

¿Cómo explicar que en otras zonas no haya pasado lo mismo?

Los fraccionamientos fueron concretamente en Cesar, La Guajira y Magdalena. Curiosamente, quien formuló los proyectos es el mismo en todos los casos. Eso ratifica mi teoría de que hay toda una mafia.

¿Quién es esa persona?

No quiero referirme a una persona, pero la Fiscalía tiene claro quién es.

Un acuerdo implica beneficios a cambio de información, ¿usted qué va a contar?

Primero quise demostrar que no hubo delito, en cuanto a los funcionarios del Ministerio. Después de que le imputan cargos al ministro Arias, decido buscar un preacuerdo en el que reconozco ciertos errores. Pero puse una condición: que no actué con dolo y que mi actuación no generó enriquecimiento ilícito para mí o para mi familia. Sobre esa base desarrollé las conversaciones y pude demostrar que lideré en el Ministerio las demandas a los particulares que terminaron en conciliaciones ante la Procuraduría. Y el Estado recuperó casi $15 mil millones. Además, la Fiscalía me reconoce que en el Ministerio lideré una estrategia para declararle el incumplimiento al IICA.

¿Y en lo que le consta cuál fue el papel del exministro Arias?

El exministro, los directores y yo nos encargamos del diseño y puesta en marcha del programa. El ministro Arias estaba al tanto de todos los detalles. Hacíamos reuniones de seguimiento y evaluación de los resultados. Voy a decir lo que me consta sobre el ministro Arias, los demás funcionarios del Ministerio y los funcionarios del IICA.

¿Cree que el exministro Arias está responsabilizando a sus subalternos, incluso a usted?

Eso es algo que me ha dolido mucho. Cuando el exministro le dijo a la Contraloría que sólo daba orientaciones y que no podía ser responsable por la ejecución de los convenios, fue algo que me dolió más que la cárcel. Después tuve que ampliar mi declaración en la Contraloría y manifesté que, a pesar de que efectivamente el ministro no era miembro de los comités que yo presidía, no había nada que él no supiera.

¿El afán del doctor Arias por acelerar los convenios y saber hasta los mínimos detalles nunca le causó sospecha?

El estilo del ministro Arias permeó el Ministerio y el Viceministerio en todas las direcciones. Aprendimos a convivir con ese estilo. Nunca nos opusimos a esa forma en la que él lideraba.

¿Sabía que esas familias habían financiado campañas del expresidente Álvaro Uribe y ahora estaban aportando a la campaña presidencial de Arias?

No lo sabía, ni tenía forma de saberlo. Cruzar listas de aportantes a la hora de adjudicar, nunca fue requisito.

Tras su captura, el exministro lo visitó en La Picota, ¿qué le dijo?

Nos visitó en varias ocasiones y fueron reuniones en las que hablamos de las condiciones en las que estábamos y de la rutina en la cárcel. También, del proceso para reconstruir los hechos sucedidos dos años atrás.

¿Es cierto que beneficiarios, funcionarios del IICA y del Ministerio se reunieron para cuadrar la versión que darían a las autoridades?

Sólo puedo referirme a los hechos en los cuales estuve presente. Cuando el exministro nos visitó, no pasó eso. Hay otras reuniones en las que los particulares me citan a instancias de un representante gremial y al ministro de ese entonces, Andrés Fernández. En esas reuniones sucedió todo lo contrario, fueron los particulares los que trataron de sugerirnos que inculpáramos al IICA de lo que había pasado.

¿Quién es el representante gremial?

José Félix Lafaurie, quien tenía permanente comunicación con el Ministerio y que seguramente conocía a estas personas, que quisieron buscar un acercamiento con nosotros. Nos reunimos a instancias de esta persona y ellos nos expusieron sus argumentos y, contrario a lo que ellos pudieron decir en sus interrogatorios o lo que pudo haber inferido en algún caso la opinión pública, fueron ellos los que nos sugirieron que inculpáramos al IICA.

¿Miembros de las familias del Magdalena lo llamaron para hablar del lío en el que estaban?

Estuve en dos reuniones con algunos de los beneficiarios. Luego, cuando el presidente nos dio la instrucción de hacer todas las gestiones para recuperar los recursos, tal vez cité a uno de ellos a mi oficina, en presencia del secretario general del Ministerio, y les advertí que nosotros íbamos a llegar hasta las últimas consecuencias para recuperar los dineros.

¿Cuál es la responsabilidad concreta que le cabe al IICA?

Creo que el país debe saber la verdad de lo que pasó en la evaluación de los proyectos, ese es un capítulo que falta por esclarecer.

¿Quiere decir que en el IICA estaban los que facilitaron la fragmentación de predios?

El fraccionamiento que descubrió el Ministerio se puso en conocimiento de los entes de control. En mi opinión, en la evaluación era evidente y debió haber generado alguna señal de alerta del IICA al Ministerio. Eso no sucedió y era algo evidente. Yo creo que algo pasó en el Instituto, pues eso no era algo que pudiese pasar fácilmente inadvertido.

¿Con qué está pagando su defensa?

Con los ahorros de toda mi vida. Tenía un pequeño patrimonio que prácticamente ha desaparecido. Estoy echando mano de los últimos pesos que me quedan.

La fundación que maneja la Universidad Sergio Arboleda y exfuncionarios del gobierno de Álvaro Uribe le han aportado dinero para su defensa?

La Fundación Causa Justa me ofreció apoyo económico que recibí y que luego de estos últimos hechos he decidido devolver.

¿Tiene temor de que la decisión de llegar a un acuerdo con la Fiscalía afecte su seguridad?

No es una decisión fácil, pero es tan legítima como la de irse a un juicio. Pensé mucho esta decisión con mi familia y con mi esposa. Soy consciente de que mi seguridad se puede ver amenazada, pero esta es una decisión que yo solamente consulto con mi esposa y de la cual no me arrepiento.

Puerta giratoria entre Minagricultura e IICA

El exviceministro Juan Camilo Salazar fue uno de los beneficiados de la mencionada puerta giratoria entre el Ministerio de Agricultura y el IICA, al pasar de ser contratista a viceministro. Frente a esto, el exfuncionario explicó que en agosto de 2006 se retiró de Finagro y justo antes de irse a Estados Unidos, el ministro Andrés Felipe Arias le ofreció trabajo en el IICA, para apoyar en el diseño de AIS.

“Cuando el viceministro en ese entonces, Fernando Arbeláez, renunció en diciembre de 2007, Arias me ofreció su cargo y yo siempre he entendido que esa decisión se fundamentaba en el conocimiento técnico que yo tenía del Ministerio, de Finagro y del programa AIS. Sí, fui contratista previamente del IICA, antes de asumir. La verdad es que no ha sido algo ajeno al Ministerio que funcionarios del IICA o de otras organizaciones internacionales terminen siendo funcionarios. Hay casos de ministros y de viceministros de otros gobiernos que habían también sido, inclusive, directores del IICA, que luego fueron ministros o viceministros. No es algo exótico en el Ministerio”, puntualizó.

Cinco libres por vencimiento

Cinco procesados por el escándalo de Agro Ingreso Seguro (AIS) han recuperado su libertad por vencimiento de términos. Pese a que la Fiscalía ha sostenido que se trata de un caso complejo y por eso la demora en comenzar el juicio, para los jueces no es motivo suficiente.

Al exviceministro de Agricultura Juan Camilo Salazar se suman el exsecretario general del ministerio Juan David Ortega, el exsecretario jurídico Óskar Schroeder, la exjefa jurídica Tulia Méndez y la exdirectora de financiamiento Camila Reyes del Toro.

Todos procesados por un detrimento de $302 mil millones, con el presunto desvío de recursos que terminaron en manos de familias del Magdalena.