Arrancó investigación formal contra el periodista Miller Rubio

Después de tres intentos fallidos, la Fiscalía le imputó cargos al comunicador por sus supuestos nexos con el esmeraldero condenado "Pedro Orejas". La audiencia continúa este jueves.

Miller Rubio llegó a la audiencia custodiado por la Policía, organismo que lo capturó el martes. / Gustavo Torrijos.

Los rumores sobre los nexos del periodista Miller Rubio con el condenado empresario de esmeraldas Pedro Nel Rincón, alias Pedro Orejas, habían sido hasta ahora meras especulaciones. La Fiscalía asegura que tiene indicios suficientemente fuertes para investigar, por el delito de concierto para delinquir, al comunicador que trabajó durante varios años en el noticiero CM&, en donde habría abusado de su posición para favorecer a Orejas.

Después de legalizar su captura, que realizó la Policía el martes de esta semana, la Fiscalía le imputó cargos este miércoles 20 de julio, una diligencia que había sido aplazada ya tres veces. Miller Rubio no aceptó cargos. Hoy jueves solicitará su detención preventiva mientras las indagaciones continúan. 

El fiscal del caso explicó que de las investigaciones que se han realizado en contra de Pedro Orejas -condenado a 20 años de cárcel por el homicidio de Miguel Pinilla- y de todo su entramado criminal en Boyacá, se desprendió una línea investigativa en la que apareció el nombre de Miller Rubio por su supuesta responsabilidad en la divulgación de noticias con las que se pretendía proteger a la organización criminal que desde el año 2000 intentó adueñarse del control del negocio de las esmeraldas en todo el despartamento.

Las pruebas que alcanzaron a mencionarse este miércoles en la audiencia son las interceptaciones de una serie de llamadas telefónicas entre el periodista y varios miembros de la organización de Pedro Orejas, así como el registro de las notas periodísticas cuestionadas. Aunque en la audiencia de imputación de cargos no se divulgó el contenido de las conversaciones, desde 2011 se conocen algunas de ellas.

El Equipo Nizkor fue el que mostró por primera vez la supuesta relación que habría tenido Miller Rubio con el empresario de las esmeraldas Pedro Orejas, quien además es investigado por fabricación y porte de armas. (Estas son algunas de las conversaciones que comprometerían a Miller Rubio)

En una de las interceptaciones, se oye que gente de la organización de Orejas y el entonces periodista de CM& se pusieron de acuerdo para que varios reporteros cubrieran la noticia del hallazgo de una caleta de armas de fuego que pertenecían a Pedro Orejas. Para desviar la atención del ente investigador, el enfoque de las notas periodísticas debían concentrarse en decir que habían sido miembros del Batallón Sucre los que habían implantado esas armas de fuego en la finca de Pedro Orejas. El empresario temía que la Superintendencia de Vigilancia Privada le quitara la licencia a su empresa de seguridad, Gemacol.

La Fiscalía asegura que Miller Rubio, además de publicar él mismo las noticias, llamó a un periodista de la región y al corresponsal del noticiero en Boyacá para que le ayudaran a completar su tarea. A cambio, le indicaron fuentes el proceso a El Espectador, Rubio habría recibido millonarias sumas de dinero que habrían sido invertidas en carros, propiedades y títulos valor, lo cual tendrá que demostrarse. Además de la relación entre el periodista y la organización ilegal, la Fiscalía estaría detrás de los nexos de Pedro Orejas con funcionarios de Boyacá, entre ellos un fiscal y dos jueces.

Durante la audiencia que duró más de cuatro horas, Miller Rubio expresó que no entiende cómo ni cuándo comenzó la investigación en su contra, y se mostró seguro al lado de sus abogados defensores, entre ellos Leonardo Martínez. Hace un mes largo su abogado, Martínez manifestó que no había recibido los honorarios pactados y que por eso no seguiría defendiéndolo, lo cual llevó a que se aplazara la imputación de cargos por segunda vez. Sin embargo, este miércoles, Martínez apareció en los juzgados de Paloquemao como asesor legal del periodista.