Redes mafiosas y 'paras' tendrían en la mira a jueces de Medellín

El Consejo Superior de la Judicatura volvió a exigir más seguridad para los afectados.

Bandas de narcotraficantes y grupos paramilitares podrían ser los gestores de los hostigamientos en contra de los operadores jurídicos de la capital antioqueña, toda vez que los casos que adelantan las víctimas precisamente están relacionados con la acción de esos grupos del crimen organizado.

Recientemente, el presidente del Consejo Superior de la Judicatura, Francisco Escobar Henríquez, se vio forzado a reclamar nuevamente mayor seguridad de parte de las autoridades, para garantizar la seguridad de los integrantes de la Rama en "la tasita de plata", sobre todo después del asesinato del juez Diego Fernando Escobar Múnera.

El magistrado, actuando como presidente de la Comsión Interinstitucional de la Rama Judicial, se mostró preocupado por este drama y señaló que es necesario redoblar los esfuerzos para garantizarle la vida y la integridad física a los afectados.

Al parecer, los jueces y sus familias se encuentran sitiados por estas bandas delictivas, en virtud de los procesos que adelantan varios de los operadores jurídicos, que afectan los intereses de los más trascendentes integrantes de cada banda.

El magistrado Escobar admitió que los recursos para blindar a los funcionarios judiciales ante este flagelo son aún insuficientes, por cuanto manifestó que sería conveniente que el equipo económico del Ejecutivo tuviera en cuenta la ampliación del presupuesto para la Rama en el futuro.

Francisco Escobar Henríquez hizo un llamado a los funcionarios judiciales de la capital de Antioquia para que continuaran ejerciendo la administración de justicia, tratando de hacer frente a esta calamidad.