Insisten en legalidad de información suministrada por Banrepública al DAS

Jaime Bernal, defensor de los funcionarios señalados de participar en persecusiones, pidió su absolución.

El Banco de la República no estaba obligado a hacerle segumiento a la información suministrada al Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, sostuvo el abogado Jaime Bernal Cuellar, asumiendo la defensa del oficial de Análisis de Operaciones, Javier Villa, y el director de Cambios Internacionales, Francisco Guzmán, frente a sus supuesta vinculación al escándalo de la persecución ilegal en contra de magistrados de las altas cortes y líderes opositores.

Durante la audiencia anterior, Javier Villa dijo que no había por qué sospechar que la información que suministraban al Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, persiguiera fin criminal alguno, por cuanto su actuación siempre estuvo inspirada en la buena fe y dentro de un marco de legalidad.

Señaló que era habitual que los organismos de Policía Judicial exigieran información del tipo que él manejaba al interior del Emisor y que, teniendo en cuenta los preceptos jurídicos que lo permitían, nunca sospecharon irregularidad alguna en los requerimientos del organismo de inteligencia.

Las diligencias se han producido en l marco de las gestiones previas que adelanta el Ministerio Público, tendientes a esclarecer si existe o no responsabilidad de parte suya en los mecanismos de persecución irregular de la que fueron objeto las víctimas.

Al parecer, facilitaron el acceso a información referente a deuda externa, así como operaciones de exportación, entre otros datos de conocimiento y uso restringido, sin la debida autorización para ponerlos en evidencia del DAS.

La irregularidad se habría configurado tras la entrega de los datos por parte de los integrantes del Emisor, sin la presentación de una orden judicial que acreditara la validez del procedimiento, en una dinámica que se repitió durante varios años.

El Organismo de Control tratará de descifrar la supuesta existencia de esta plataforma operacional que, de haberse configurado, derivaría en sanciones disciplinarias para cada uno de los integrantes de la entidad de control monetario involucrados en ella.

El Banco de la República manifestó el pasado 15 de julio que estos funcionarios no incurrieron en ninguna actuación violatoria del régimen disciplinario y que por tanto, no cabía dar crédito a las aseveraciones puestas de manifiesto en la queja que estudia la Procuraduría.