Judicatura también respalda funciones nominadoras de las cortes

Se sumó al rechazo expresado por el magistrado Jaime Arrubla frente a la posibilidad de suprimir tales facultades.

El presidente de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, Hernando Torres, manifestó que las funciones electorales y nominadoras con las que actualmente cuentan las altas cortes son efectivas a la hora de mantener el equilibrio entre los tres poderes del Estado.

Dijo que la discusión tendría que girar en torno a la necesidad de que la Rama siga contando con ese tipo de herramientas, en tanto que el ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, ha sostenido que no es conveniente que estas corporaciones sigan ostentando algunas de las facultades que la Constitución les ha otorgado en la materia.

"Particularmente, cuando se trata de la Justicia, vemos que es muy importante que la Rama participe plenamente en eso, lo que es la administración de justicia y eso ha sido, precisamente, la perseverancia durante muchos años, lo que es la autonomía del poder judicial", indicó.

Añadió que ese tema fue objeto de ardua controversia en el seno de la Asamblea Nacional Constituyente de 1991 y que fue allí de donde surgieron herramientas democráticas para garantizar la transparencia en la elección de los magistrados.

La estructura de selección de integrantes de la Corte Suprema planteaba un sistema de absoluta cooptación, pues era la misma colegiatura la que hacía las nominaciones para la posterior elección en su misma Sala Plena.

Tras la Carta Política de 1991, que dio origen al Consejo Superior de la Judicatura, se le adjudicó a su Sala Administrativa la responsabilidad de seleccionar a los candidatos, que son presentados a la Corte, para que sea esta última quien elija a los magistrados.