Grannobles sería el posible responsable del atentado en Bogotá

Las autoridades no descartan que se trate de una retaliación por la política de Santos de arreciar contra las Farc.

Una de las hipótesis que las autoridades manejan acerca de los responsables del atentado ocurrido este jueves que causó 18 heridos y grandes daños materiales al emblemático edificio de Caracol Radio podría ser Germán Briseño, alias ‘Grannobles', cabecilla del frente 10 de las Farc.

Felipe Muñoz, director del Departamento Administrativo de Seguridad, (DAS) dijo que no hay una hipótesis definitiva sobre la autoría y que los organismo de iteligencia depuran la información a su alcance para determinar quiénes son los autores del hecho.

Según la agencia de seguridad, ‘Grannobles' es uno de los encargados de planear atentados terroristas en la ciudad. Sin embargo, no descartan que la autoría del hecho sea de grupos extremistas que rechazan la negativa del Gobierno de Santos de iniciar un diálogo de paz.

El ataque se llevó a cabo mediante el estallido de un carro bomba cargado con 50 kilos de anfo, el mismo tipo de explosivo que las Farc usaron para uno de los últimos y grandes atentados perpetrados en la capital en 2003, contra el exclusivo Club El Nogal, meses después de la llegada al poder del entonces presidente Álvaro Uribe.

Fuentes consultadas por Elespectador.com señalan que el ataque terrorista se puede interpretar como un mensaje de advertencia al nuevo Gobierno que ratificó la continuidad de la Seguridad Democrática que venía ejecutando el ex presidente Álvaro Uribe.

Empieza a normalizarse la situación en Bogotá

Nueve horas después del atentado contra un conjunto de edificios que albergan las sedes de Caracol Radio y la Agencia Efe, entre otras empresas, la situación empezó a normalizarse en los alrededores, aunque la zona de la explosión permanece aún acordonada.

El atentado, perpetrado a las 05:30 am. con un vehículo que contenía 50 kilogramos de explosivo anfo, dejó al menos 18 heridos, de los cuales siete tuvieron que ser hospitalizados, y cuantiosos daños materiales en varios edificios de la zona, donde hay muchas oficinas y viviendas.

El número de víctimas y la gravedad de las heridas pudieron haber sido mucho mayores si la explosión se hubiera registrado tan solo unas dos horas más tarde, cuando habría habido gente en las calles.

Los equipos de limpieza aún siguen retirando cristales y escombros de los edificios de los alrededores, mientras que los comercios cercanos han retomado su actividad, muchos de ellos con las vidrieras destrozadas.

El tráfico se ha normalizado en la carrera Séptima y la calle 67, donde fue detonado el vehículo cargado de explosivos, aunque por la primera de esas vías solo está autorizado en una de las direcciones, pues en la otra hay todavía ambulancias y vehículos de la policía.

Centenares de curiosos se han congregado junto a la zona acordonada, mientras los automovilistas reducen la velocidad a su paso junto al lugar del atentado y se formen embotellamientos.

La explosión se produjo junto a un complejo formado por un edificio principal y dos anexos, todos ellos dedicados a oficinas, donde tienen sus sedes empresas, despachos de abogados y consultoras, muchas de ellas extranjeras.

Caracol Radio, del Grupo español Prisa, está situada en el edificio principal, que resultó muy dañado, y la Agencia EFE en dos plantas de uno de los anexos, que resultaron indemnes.

El atentado no ha sido reivindicado por ahora, por lo que se desconoce si sus autores tenían un objetivo preciso.

El presidente Juan Manuel Santos, visitó después de las 8:00 am. el lugar del atentado y el interior del edificio más afectado, el de Caracol Radio, por cuyos micrófonos transmitió un mensaje de calma y a la vez de firmeza, pues dijo que hará lo que esté a su alcance para acabar con el terrorismo.

El presidente destacó la templanza y coraje de los periodistas colombianos al elogiar al periodista Dario Arizmendi, de Caracol, quien se encontraba al frente de su programa matutino cuando se produjo la explosión, que hizo que parte del techo se desplomara sobre el estudio.