Confirman aseguramiento contra ocho suboficiales por ‘falso positivo’

Son sindicados de homicidio agravado y secuestro simple.

Un fiscal delegado ante el Tribunal Superior de Barranquilla confirmó la medida de aseguramiento que pesaba sobre ocho suboficiales del Ejército Nacional como presuntos responsables de una ejecución extrajudicial cometida bajo la modalidad denominada en Colombia como “falsos positivos”.

Los militares son sospechosos de haber incurrido en los delitos de homicidio agravado y secuestro simple, con ocasión de la desaparición y posterior asesinato  de los civiles Giovanny Cortez Mindiola y Carlos Augusto González Cortés.

Los hechos materia de investigación se produjeron el 23 de noviembre de 2006 en el corregimiento Cañaverales, municipio guajiro de San Juan del Cesar, donde las víctimas fueron requeridas por miembros del Batallón No. 7 de Alta Montaña, supuestamente, para cumplir con algunas encomiendas.

Posteriormente, militares presentaron sus cadáveres como el producto de bajas de la guerrilla de las Farc que se produjeron como consecuencia de enfrentamientos armados de los militares con ese grupo insurgente.

Un fiscal de la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, DIH, determinó que la confrontación, en realidad, nunca se produjo y que los muertos no eran más que civiles.

La determinación cobija a Alfonso Castillo Blanquicett, sargento viceprimero; Víctor Hugo Durán Ladino, cabo tercero; y los cabos segundos Rodrigo Vargas Montoya, Walter Viáfara Bonilla, José Aniceto Velasco Mosquera, Wilson Fabio Solarte Buesaquillo, Waldir Restrepo Vega y Alexander Vargas Tapasco.

A esta investigación también está vinculado el civil José Armando Salamanca Gutiérrez, el supuesto reclutador de los jóvenes víctimas de los llamados “falsos positivos” en San Juan del Cesar, quien enfrentará juicio ante un un Juzgado Promiscuo del Circuito de esa población de la Guajira.