Piden repetir elecciones de circunscripción indígena en Senado

Demandantes dicen que el CNE violó un acto legislativo que evidenciaría el vicio de nulidad en la acreditación de los actuales congresistas.

Ante el Consejo de Estado fue demandada la acreditación de los candidatos que se hicieron a las curules del Senado por la circunscripción indígena tras las elecciones del 14 de marzo, porque supuestamente no alcanzaron los votos necesarios para hacerse merecedores a la condición de congresistas.

Los accionantes pretenden que se convoque nuevamente a una contienda electoral, toda vez que, dicen, los parlamentarios que representan los intereses de los aborígenes fueron acreditados como tales sin que hubieran superado el cociente electoral, ignorando disposiciones del legislativo que supeditan la ocupación de la curul a la superación de ese tope.

Libardo Espitia, integrante de la Red de Veedurías, asegura que el Acto Legislativo No.001 de 2009 no deja lugar a dudas en torno a la obligación que tenía el Consejo Nacional Electoral, CNE, de no avalar la composición de la circunscripción indígena, toda vez que ninguno de los movimientos logró superar el cociente.

Añadió que en la Resolución No. 1787 de 2010, en la cual se formaliza la acreditación de senadores para el Movimiento Alianza Social Indígena y Autoridades Indígenas de Colombia, el organismo reconoce que no hubo concursante que hubiera alcanzado más del 30 por ciento de la votación, que era el umbral a superar y sin embargo aplicó disposiciones internas que perdieron vigencia con esta nueva norma.

"Ninguno de los candidatos superaría el umbral, lo que en principio llevaría a considerar que no sería posible la adjudicación de curules para Senado Indígena", dice la resolución del CNE.

Sin embrago, la entidad, basada en la Resolución 0880 de 2006, distribuyó las curules entre los mayores residuos calculados entre los movimientos, lo que dio lugar al nombramiento como senadores de Marco Aníbal Avirama y de Germán Bernardo Carlosama López.

Los accionantes insisten en que un nombramiento válido sólo habría podido derivar de la superación del umbral, evento en el cual se necesitaba contar con más de 28 mil votos y no con cerca de 27 mil, como sucedió en la última contienda electoral.

Temas relacionados