ELN rechaza pretensión de Santos de "controlar" diálogos

El mando guerrillero enfatizó que dicha participación es más necesaria ante las "desconfianzas y distancias muy profundas".

La guerrilla del ELN rechazó la pretensión del presidente Juan Manuel Santos de ejercer control sobre eventuales diálogos de paz en el país al desautorizar la posible participación de facilitadores nacionales o del exterior.

"Un verdadero proceso de salida política al conflicto hace indispensable el aporte sincero y denodado de todos los colombianos y la comunidad internacional interesados en tan delicado asunto", sostuvo el Comando Central (Coce) del grupo insurgente en una declaración divulgada por su sitio en Internet.

El mando del Ejército de Liberación Nacional (ELN) enfatizó que dicha participación es más necesaria ante las "desconfianzas y distancias muy profundas" que hay entre los contendientes por efecto de las frustraciones del pasado.

Es, agregó, una realidad que "nos obliga a reiterar la urgencia de dicho aporte, al tiempo que cuestionamos con mucha fuerza la conducta asumida por el Gobierno Santos sobre este particular".

La organización insurgente aludió a recientes intervenciones públicas en las que Santos advirtió de su desautorización a "cualquier gestión paralela" en procura de diálogos de paz.

El gobernante, en el poder desde el 7 de agosto pasado, cuando terminó el segundo de los dos mandatos de su correligionario Álvaro Uribe, también notificó que mantendrá vacante la Oficina del Alto Comisionado para la Paz hasta que los rebeldes den muestras "claras y contundentes" de que van a abandonar el terrorismo y el secuestro.

En la declaración, el mando del ELN consideró que el Gobierno de Santos coloca nuevas talanqueras a la búsqueda de la paz como si "fuera un asunto del establecimiento".

"Las pocas veces que los contendientes hemos podido avanzar en discutir los temas del conflicto y la paz ha sido gracias a los buenos oficios tanto de personas y organizaciones del país como de la comunidad internacional, totalmente independientes del Gobierno y la insurgencia", recordó.

El ELN observó que en unos casos ha sido como gestión política y, en otros como humanitaria, pero en ambos con aportaciones valiosas y, aun, definitivas, para avanzar en la solución al conflicto social y armado de Colombia, que "rompió las fronteras hace muchos años".

"Pero además ha impactado al mundo por su gravedad y hoy el interés por su resolución viene de los más diversos confines estremecidos por esta compleja realidad", continuó el mando rebelde.

En este contexto, se preguntó "cómo pretende este Gobierno someter a sus exclusivos intereses, caprichos o planes un asunto tan delicado".

El ELN, con unos 1.500 combatientes, es la segunda guerrilla del país tras las Farc, que cuentan con unos 8.000 miembros, según las autoridades castrenses.

Temas relacionados