Fuerzas Militares reconocen alto costo pagado en ataques de las Farc

El Comandante de las FF.MM., Édgar Cely, asegura que la guerrilla quiere mostrar una fortaleza que ya no tiene.

El comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, almirante Edgar Cely, aseguró que aunque han pagado "un costo muy alto" por los recientes ataques de las Farc, que dejaron más de una veintena de policías y soldados muertos, lo importante es que se logró proteger a la población civil.

El oficial indicó que las Farc están tratando de demostrar fortalezas que realmente no tienen e indicó que las emboscadas a las tropas hacen parte de una estrategia "gastada y conocida".

"Aquí lo importante es que aunque hemos pagado un costo muy alto, se ha protegido a la población civil. Lo importante es que Colombia no vaya a perder la fe", dijo el comandante de las Fuerzas Militares.

Cely agregó que el diálogo de paz que están pidiendo los rebeldes es "una mascarada" porque mientras hablan de negociaciones, por otro lado, "están secuestrando, reclutando menores, están llevando niñas campesinas, de universidades y colegios que se dejan enamorar con el romanticismo revolucionario y las convierten en asesinas".

El almirante señaló a modo de ejemplo que los 14 policías que murieron el pasado miércoles en una emboscada de las Farc en el departamento de Caquetá (sur) fueron incinerados, "algunos de ellos vivos y heridos, y la mayoría del grupo que atacó eran mujeres (...) ese es el plan de paz de ellos para Colombia".

"Cada vez que estos bandidos empiezan a hablar de diálogos de paz, su lenguaje real hacia el interior del país real es de acciones terroristas", añadió.

Asimismo, indicó que las Fuerzas Militares no van a retroceder y por el contrario ordenó a sus hombres "arreciar" sus acciones contra los grupos armados ilegales.

El ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, dijo la víspera que el Gobierno no volverá a caer en la "trampa del diálogo con los terroristas" e indicó que esos ataques de la última semana no evidencian fortaleza de las Farc y del Eln sino "debilidad y desesperación".

"Cada vez que Colombia se enfrentó a la barbarie de amenazas terrorista y las aplastó, siempre en la etapa final hubo picos de recrudecimiento de violencia y terror como lo estamos advirtiendo en este momento", subrayó.

Un ataque del Eln, la segunda guerrilla después de las Farc, dejó cinco soldados muertos y diecisiete más heridos en un paraje del municipio de El Bagre, en el departamento de Antioquia.