Ecuador reactivó cooperación en seguridad con Colombia

Horas antes, el gobierno del vecino país descartó que ataque a policías hubiese sido lanzado desde su territorio.

Los gobiernos de Colombia y Ecuador activaron este viernes un mecanismo de cooperación en seguridad ante un ataque de la guerrilla de las Farc que dejó ocho policías muertos, dos desaparecidos y cuatro heridos, en el poblado de San Miguel, cerca de la línea limítrofe.

"El balance hasta esta hora (final de la tarde) es de ocho de nuestros carabineros muertos, cuatro heridos y dos desaparecidos", dijo el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, tras suministrar la identidad de los ocho policías.

De otro lado, el ministro de Seguridad, Miguel Carvajal, dijo que "es un absurdo, nosotros tenemos control territorial pleno, acá tenemos presencia plena de nuestras Fuerzas Armadas, de nuestra Policía en la frontera".

El ataque fue condenado por el presidente Juan Manuel Santos, quien aseguró que no descansará en la lucha contra las guerrillas.

"Cada vez que cae uno de nuestros héroes, se van a levantar con más ímpetu, fuerza y determinación hasta ver el terrorismo totalmente doblegado. No vamos a descansar. Si creen que ataques como éste nos van a debilitar se equivocan. Todo lo contrario, eso lo que hace es llenarnos de más determinación y contundencia", dijo Santos.

En apoyo a la Policía, la Fuerza Aérea destacó aeronaves de combate y de reconocimiento. También fueron enviados dos helicópteros para el traslado de los policías heridos, informó esa fuerza.

Las guerrillas de las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) han lanzado una ofensiva en las últimas semanas, especialmente en el sur del país, que han dejado cerca de 40 policías y militares muertos, así como una veintena de insurgentes fallecidos.

El ataque más fuerte de las FARC ocurrió la semana pasada, cerca de la población de Doncello, en la provincia de Caquetá (sur), donde 14 policías murieron tras caer en un campo minado, donde fueron rematados con disparos y luego incinerados.

Tras ese ataque, Santos pidió a las fuerzas militares "arreciar" en su lucha contra la guerrilla, en conflicto armado con el Estado colombiano desde hace más de 40 años.

Las Farc, que cuentan con unos 8.000 combatientes, según cálculos de las fuerzas militares, propusieron a Santos entablar un diálogo, poco antes de su asunción el pasado 7 de agosto.

Pero el presidente ha resaltado que antes de cualquier acercamiento, la guerrilla debe liberar a los secuestrados en su poder y cesar en el reclutamiento de menores de edad.

Entre 2006 y 2009, Santos se desempeñó como ministro de la Defensa del ex presidente Alvaro Uribe, cargo desde el cual propinó a las guerrillas los más duros golpes de los últimos años.

En