Corte molesta por no asistencia de ex comisionado Restrepo en caso Uribe

La Sala Penal ordenó su conducción para que declare en el proceso por 'parapolítica'.

La Corte Suprema de Justicia ordenó la conducción del ex comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, a la Sala Penal, para que declare en el proceso que por ‘parapolítica enfrenta el ex senador Mario Uribe.

Así mismo, dos de las ex congresistas vinculadas al escándalo de la parapolítica, la ex representante a la Cámara Eleonora Pineda y la ex senadora Zulema Jattin, fueron citadas por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia para que declaren en el juicio que enfrenta el ex parlamentario Uribe Escobar.

La primera condenada por mantener vínculos con el Bloque Norte y la segunda investigada por hechos de similar naturaleza deberán manifestar si tienen o no conocimiento de la supuesta vinculación del primo del ex presidente Uribe con las Autodefensas.

La Corte busca precisar si, efectivamente, el ex senador de Colombia Democrática estableció un pacto con la ex congresista Pineda en alguna de las manifestaciones políticas que protagonizó en Córdoba, a sabiendas de los vínculos que ésta mantuvo con los grupos paramilitares que operaban en la Región Caribe. 

Nodier Agudelo, defensor del acusado, destacó testimonios como los del ex presidente Uribe que, dice, terminaron confirmando las explicaciones que su defendido ha dado frente a la alta votación que obtuvo en ese departamento de norte de Colombia, que no pueden desprenderse de motivación distinta al impacto positivo que en la población venía causando el entonces recién originado uribismo.

Para este miércoles también estaba planeado acopiar la declaración del ex comandante del Bloque Norte Salvatore Mancuso desde los Estados Unidos, pero el mismo desmovilizado expresó que no asistiría a la diligencia.

El ex senador Mario Uribe permanece detenido desde hace seis meses, luego de que la Corte Suprema de Justicia hubiera reasumido el conocimiento del caso, cuya competencia había perdido por la renuncia del dirigente a su investidura.

El retorno del proceso al seno de la Sala Penal se dio tras la emisión de la jurisprudencia que le permitía juzgar a aforados que, aun habiendo renunciado al fuero constitucional, fueran objeto de actuaciones penales derivadas de la ejecución de funciones propias de su cargo, como ocurre con la parapolítica, a juicio del alto tribunal.