A juicio el testaferro de ‘El Loco’ Barrera

Debido a este polémico caso Omar Figueroa renunció a Dirección Nacional de Estupefacientes.

Confirmando sus nexos con Daniel ‘El Loco' Barrera, de quien es supuesto testaferro y socio, y enfatizando que se trata de un hombre que pasó de ser un humilde distribuidor de dulces a dueño de un significativo número de empresas, especialmente de transporte, en un documento de 131 páginas la Unidad Antimafia de la Fiscalía llamó a juicio a Danilo Bustos Suárez.

La decisión se conoce horas después de que El Espectador revelara que un ahijado de matrimonio de Bustos terminó administrando los bienes incautados a su padrino por determinación de la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE).

Para la Fiscalía es muy probable que Bustos, desde el año 2002, comenzara a trabajar con su compadre Daniel ‘El Loco' Barrera transportando insumos químicos para el procesamiento de alcaloides con destino a laboratorios ubicados en los Llanos Orientales.

Con su flota de tractomulas, agrupadas en la empresa Transciba, sacaba de allí cocaína procesada hacia Bogotá y luego hacia puertos en las costas colombianas o Venezuela. Finalmente los estupefacientes terminaban en Estados Unidos o Europa. Uno de los testigos de la Fiscalía en contra de Bustos manifestó que los vehículos eran conducidos hasta parqueaderos en la Avenida Boyacá con calle 13 o en el barrio La Alquería, en Bogotá, donde el estupefaciente era transbordado a otros automotores que salían hacia Buenaventura, Barranquilla, Maicao o Cúcuta.

Para que la droga siguiera su camino hacia el exterior en Venezuela se contrataban vehículos con matrícula de ese país. El testigo agregó que los automotores podían circular sin inconvenientes por las carreteras colombianas con complicidad de algunos miembros de la Fuerza Pública.

El declarante afirmó que la fidelidad de Bustos con ‘El Loco' Barrera es total, debido a que vive muy agradecido con el señalado narcotraficante porque "le dio la mano" luego de que su empresa Moderna Express quebrara en el año 2000 cuando varias de sus propiedades fueron embargadas. Lo extraño es que después logró un repunte vertiginoso y sospechoso que no tiene justificación para las autoridades.

El testigo señaló que tuvo la oportunidad de conocer a ‘El Loco' Barrera en su condición de empleado de Bustos. "No usa joyas, ni nada que llame la atención y su ropa es común, no usa ropa de marca", dijo el declarante en la providencia conocida por El Espectador, y añadió que en alguna ocasión se lo encontró comprando tractomulas en un reconocido concesionario del sur de Bogotá. Incluso fue más allá y afirmó ante la Fiscalía que a Danilo Bustos "lo surtían varias empresas que tenían permiso por parte de la DNE".

Sobre la peligrosidad de Bustos aseguró que en ese mismo año pagó $45 millones a un grupo de sicarios por el asesinato de tres personas que supuestamente le habían robado $1.000 millones de su apartamento, aunque al final los muertos fueron cinco. De paso denunció la desaparición en 2006 de un hombre tras la incautación de 250 kilos de cocaína en Lisboa, Portugal, que pertenecían a la organización. Como si fuera poco, con base en esa misma denuncia las autoridades lograron determinar que Bustos utilizaba un taller de latonería y pintura en la localidad de Mesitas del Colegio (Cundinamarca) para cambiar los colores de los vehículos que habían tenido líos judiciales. Además, que había tejido una red de corrupción en secretarías de tránsito de Cundinamarca, donde lograba retirar los documentos de esos mismos vehículos.

Bustos fue capturado en septiembre del año pasado en un lujoso apartamento del norte de Bogotá avaluado en más de $1.700 millones, cuyas escrituras estaban a nombre de dos de sus escoltas y de otro ex empleado suyo. A propósito de su empresa Transciba, que terminó siendo administrada por su ahijado Justo Pastor Báez, el saliente director de Estupefacientes, Ómar Figueroa, afirmó que esa decisión ya fue revocada.