Estado de salud de coronel Plazas (r), a nuevo examen de las autoridades

La Juez 51 Penal del Circuito de Bogotá solicitó un informe detallado al respecto, para determinar si ordena o no conducirlo a su despacho.

El estado de salud del coronel (r) Luis Alfonso Plazas Vega estaría siendo valorado nuevamente, luego de que la Juez 51 Penal del Circuito de Bogotá hubiera solicitado un informe detallado sobre las condiciones físicas del oficial (r), para determinar si ordena o no conducirlo al despacho que ella dirige, para que rinda declaración en el proceso contra el general (r) Iván Ramírez Quintero.

Plazas, a través de su abogado Jaime Granados, había manifestado la imposibilidad de asistir a la diligencia, debido a las afecciones síquicas de las que estaba padeciendo, principal mente, a causa del proceso que enfrentaba por el holocausto del Palacio de Justicia, en el cual fue condenado a 30 años de prisión.

La parte civil, en cabeza de abogado Jorge Molano, había solicitado que se ordenara su conducción por la fuerza a agentes del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, dada las continuas valoraciones del Instituto Nacional de Medicina Legal que, dicen, demostraban que no existía objeción científica para justificar la inasistencia de Plazas Vega al estrado.

La Juez Cristina Trejos, a su turno, solicitó información concreta sobre el estado de salud del oficial (r) y las condiciones que rodean su lugar de reclusión en el Cantón Norte, en Bogotá, para determinar si es justa o no la pretensión del abogado Molano.

La solicitud de la prueba obedece a que la representación de la parte civil, otrora ejercida por el abogado Germán Romero, insistía en la necesidad de indagar al condenado si conocía o no la responsabilidad del Comando de Inteligencia y Contrainteligencia, Coici, a cargo del general (r) Ramírez Quintero, en la conducción de civiles hacia el Museo Casa del Florero.

Según el mismo jurista, Luis Alfonso Plazas Vega había informado en declaraciones entregadas a varios medios de comunicación que era esa unidad castrense y el B-2 de la Brigada 13 quienes asumieron esa tarea durante la tragedia