Gobierno se compromete a garantizar la protección a magistrados amenazados

El director de la Policía aseguró que se mantendrán los esquemas de protección.

El Gobierno colombiano garantizó la protección a varios magistrados amenazados, en respuesta a la solicitud de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que adopte medidas para preservar la vida y la integridad de dos jueces de la Corte Suprema.

El director de la Policía Nacional, general Óscar Naranjo, explicó que el Gobierno, a través de la institución que él encabeza, "garantiza, garantizará y mantendrá los esquemas de protección" de esos magistrados.

Se trata de Yesid Ramírez Bastidas y Sigifredo Espinosa Pérez, ambos miembros de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Colombia.

Según la CIDH, que depende de la Organización de Estados Americanos (OEA), Ramírez fue víctima de escuchas ilegales por parte de la central estatal de inteligencia (Departamento Administrativo de Seguridad, DAS), durante el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2006 y 2006-2010).

En agosto pasado, días antes de abandonar el poder, Uribe denunció a Ramírez ante la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes del Congreso por presunta prevaricación.

El ahora ex presidente colombiano arremetió en reiteradas ocasiones contra Ramírez, quien investigó a uno de sus hijos, Tomás Uribe, quien supuestamente ofreció nombramientos y contratos para lograr la reelección de su padre en 2006.

En el caso de Espinosa, la CIDH señaló que fue víctima de los seguimientos ilegales que hizo el DAS, "presuntamente a raíz de su participación en investigaciones sobre supuestos vínculos entre funcionarios públicos y grupos armados al margen de la ley".

Durante el Gobierno de Uribe, el DAS espió a magistrados de la CSJ y de otras altas cortes, a periodistas, partidos opositores e incluso de la coalición oficialista, y a organizaciones y defensores de derechos humanos, entre ellos varios extranjeros.

Hace unos días, el ministro del Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras, planteó la posibilidad de desclasificar los informes secretos del servicio de inteligencia para que se conozca toda la verdad del escándalo de las escuchas y seguimientos del DAS.