Con serpientes cascabel, paramilitares torturaban a sus víctimas

Alias ‘El Mellizo’ aceptó haber esclavizado y prostituido a siete mujeres, entre ellas cinco menores de edad.

En un crudo relato, la fiscal 22 de Justica y Paz ante el Tribunal Superior de Bogotá relató cómo el extraditado jefe paramilitar Miguel Ángel Mejía Múnera, alias 'El Mellizo' ordenó torturar y asesinar a un campesino en el sector del Catatumbo, Norte de Santander, al que acusó de ser colaborador del ELN.

Según la Fiscalía, a mediados de 2004 el excomandante paramilitar del Bloque Vencedores de Arauca les ordenó a algunos de sus hombres sacar de su vivienda y atar de pies y manos a Miguel Modesto Jiménez.

En el relato de la Fiscal señaló que alias ‘el eléctrico’ sacó dos serpientes cascabel que tenía dentro de una pecera y se las echó al jornalero, quien ya había sufrido una golpiza por parte de los paramilitares, principalmente en sus genitales.

Después de más de media hora de golpes y ultrajes, uno de los paramilitares le disparó en dos oportunidades en una pierna, acto seguido le llevaron un perro de raza bóxer para que lo mordiera.

Ya en ese momento, moribundo y lleno de sangre en todo su cuerpo, el jefe paramilitar ordenó a sus hombres que le quitaran la ropa, quienes de inmediato procedieron a dejarlo en calzoncillos y una franela.

Acto seguido, y acatando las nuevas órdenes que daba el comandante a voz en cuello y fuera de sí, alias ‘el eléctrico’ sacó del improvisado serpentario a una de sus culebras, para hacer que mordiera a la víctima, en dos oportunidades, en una de sus tetillas.

Los verdugos omitieron las súplicas del campesino y le rociaron gasolina por todo el cuerpo para prenderle fuego, sin que de nada valieran las reiteradas suplicas y ruegos de un hombre que estaba absolutamente postrado y sin la más mínima posibilidad de defenderse.

Pese a todo este sufrimiento, Jiménez sacó fuerzas logró deshacerse de las ataduras que todavía tenía en sus brazos, ante esto alias ‘Martín’ no tuvo mayor inconveniente en cegar su vida con dos tiros de gracia en la cabeza.

Este atroz crimen fue aceptado por los ocho paramilitares ante una magistrada del Tribunal Superior de Bogotá, reconociendo su participación en el delito de homicidio a persona protegida.

Durante la diligencia judicial, alias ‘El Mellizo’ y ocho de sus hombres, aceptaron además haber esclavizado y prostituido a menores de edad durante su militancia en las autodefensas.

Este hecho se convierte así en la primera ocasión en la que la Fiscalía General formula cargos por prostitución y esclavitud sexual contra un ex cabecilla de las autodefensas.

De acuerdo con la Fiscalía las víctimas de este grave episodio de prostitución y otros delitos sexuales fueron nueve mujeres, en su mayoría menores de edad.

Según los reportes de los investigadores, a alias 'El Mellizo' también se le atribuyen más de 2.500 víctimas, por destinos hechos criminales, cometidos entre el 2001 y 2005. 

Temas relacionados