Piden retirar del servicio a dos coroneles implicados en falsos positivos de Manizales

Los militares habrían pagado 2 millones de pesos a cada informante para realizar las ejecuciones.

Ante la Fiscalía General se radicó un documento en el que se le solicita investigar a los coroneles Emirio José Barrios y Jorge Enrique Navarrete, comandante y subcomandante de la Octava Brigada, respectivamente, por su presunta participación en los llamados falsos positivos que se registraron en el departamento de Caldas.

En este sentido el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, que retire provisional del curso de ascenso para generales a los dos militares mientras se adelantan las investigaciones respectivas con el fin de verificar su responsabilidad en las ejecuciones extrajudiciales.

El abogado Jorge Molano, quien defiende a los familiares de algunos de los jóvenes presentados como guerrilleros abatidos en combate, los dos coroneles eran los superiores jerárquicos de los 107 militares a los cuales la Fiscalía les imputará cargos y solicitará medida de aseguramiento en los próximos días por su participación en la retención ilegal y posterior asesinato de un grupo de personas en el eje cafetero.

En la solicitud presentada ante el fiscal 53 de la Unidad de Derechos Humanos se hace mención al hecho de que los coroneles habrían pagado 2 millones de pesos a un informante al parecer para ejecutar los homicidios.

“El beneficiario de este pago en pleno uso de sus facultades manifiesta que el Batallón de Contraguerrillas No. 57 Mártires de Puerres”, cancelo la suma acordada en el suministro de informaciones que condujeron al desarrollo de la misión táctica No 019 “Fenix” quedando de esta manera a PAZ y SALVO con el informante por todo concepto”, precisa uno de los apartes de la solicitud.

Se señala además que “la ejecución de civiles indefensos mediante el pago premeritado de recompensas, necesariamente obliga a que bajo los preceptos de la ética y la moralidad pública el Presidente de la Republica o en su defecto el Ministro de Defensa deben ordenar la suspensión y retiro del curso de ascenso a generales a los coroneles Emiro José Barrios Jiménez y Jorge Enrique Navarrete Jadeth. No hacerlo sería permitir que quienes participaron con el pago de recompensas por ejecuciones extrajudiciales asuman la dirección de las fuerzas militares”, se señala. 

Por estos mismos hechos, el juzgado quinto penal de Manizales condenó el pasado 19 de abril al teniente José Peña Ramírez a 43 años de prisión por su participación en el asesinato de dos jóvenes presentados como guerrilleros abatidos en combate.

El oficial adscrito al Batallón 57 “Mártires de Puerres” fue hallado responsable de los delitos de homicidio agravado y falsedad ideológica en documento público al comprobársele que participó en el reclutamiento de los dos jóvenes cuyos cuerpos aparecieron en zona rural del departamento de Caldas con prendas alusivas a las Farc y fusiles, “los cuales no servían”.

Según el fallo judicial, militares adulteraron la escena del crimen y falsificaron documentos para argumentar la muerte de los dos jóvenes en combate. “Fueron seleccionados para ser ejecutados, (…) lo que allí aconteció no fue un combate sino una masacre, (…) existieron tiros de gracia y el ataque fue a mansalva”, precisa el fallo judicial.

En la Sentencia el juez establece entre otras situaciones “la falsedad que emerge, pues se pretende encubrir un crimen y obtener réditos”, evidenciando el papel que realizaba un militar en las labores de reclutamiento y promesas económicas a personas de escasos recursos en zonas marginadas.

Según la investigación los jóvenes salieron de Palmira con destino a Pereira, con la promesa de un trabajo cuyo contacto era el soldado Alonso Iván Palacios, en una operación coordinada por el mayor Josue Yobanny Linares Hernández de la Octava Brigada del Ejército.

Al llegar a la capital de Risaralda los esperaba “El Paisa” quien les dio las últimas instrucciones del “trabajo secreto” que debían cumplir y les indicó que a la media noche un taxi pasaría al hotel a recogerlos y así fue.

Unos minutos después de salir de la ciudad, el vehículo se internó en un oscuro paraje donde fueron interceptados por hombres vestidos con prendas del Ejército que los hicieron descender del automóvil y les dispararon. Uno de ellos logró escapar gracias a una falla en el arma que le apuntaba a la cabeza.

Por este mismo hecho fueron condenados a 41 años de prisión el cabo Carlos Magrovejo Zapata y los soldados profesionales Germán Bermúdez Carabali, Javier Dorado Muñoz, Robinson Ruiz, José Ipia Deimar y Alonso Iván Palacios.

342230

2012-04-27T15:01:12-05:00

article

2013-11-06T22:43:09-05:00

none

Judicial

Piden retirar del servicio a dos coroneles implicados en falsos positivos de Manizales

86

5013

5099

Temas relacionados