Procurador ante las Fuerzas Militares solicitó indemnización por $1.416 millones

El funcionario asegura que fue víctima junto a su familia de seguimientos ilegales del DAS.

El procurador Delegado para las Fuerzas Militares y exmagistrado Eduardo Campo Soto presentó una solicitud de conciliación ante el Ministerio Público por un valor de 1.416 millones de pesos con el fin de no demandar a la Nación.

En el recurso, Campo Soto señaló que fue víctma de seguimientos ilegales e interceptaciones telefónicas por parte de agentes del DAS lo cual le ocasionó perjuicios morales.

Igualmente señaló que el organismo de inteligencia realizó estas actividades ilegales en contra de su esposa y tres hijos, hecho que afectó seriamente su calidad de vida.

En la solicitud precisa que fue declarado "blanco político" lo que llevó a ser "víctima de infiltraciones, seguimientos personales, incluso vuelos aéreos en los que se transportó, hechos que constituyen abusos y arbitrariedades gravísimas que han ocasionado enormes perjuicios morales".

El representante del Ministerio Público considera que estas actuaciones afectaron seriamente su vida familiar y su salud mental, por cuanto exigió una reparación moral tasada en 500 salarios mínimos mensuales vigentes para cada uno de sus familiares y para sí mismo.

Para el procurador Delegado para las Fuerzas Militares, las interceptaciones a sus líneas telefónicas y seguimientos les generaron "angustia, depresión, estrés, desesperación e insomnios, afectando su paz familiar, pues de trata de personas honorables y distinguidas de la sociedad colombiana".

Ante esto le exige al DAS la cancelación de más de 283 millones de pesos por perjuicios morales.