A la cárcel implicados en carro bomba desactivado en Bogotá

En la audiencia uno de los implicados aceptó su responsabilidad en el delito de porte, fabricación y uso de armas.

La juez 19 de garantías cobijó con medida de aseguramiento en centro de reclusión a Marco Tulio Ochoa Montiel y Jesús Antonio Monroy, señalados por las autoridades de armar y trasladar dos vehículos llenos de explosivos, los cuales iban a ser utilizados para atentar contra el comando de la Policía Metropolitana de Bogotá. 

La funcionaria judicial consideró que debido a la gravedad de los delitos los hombres representan un peligro para la sociedad, hecho por el cual fueron enviados a la cárcel La Modelo de Bogotá. 

Durante la diligencia judicial celebrada este miércoles, la Fiscalía General dio a conocer que uno de los dos hombres sindicados de ser los responsables de la fabricación del carro bomba que aparentemente tenía como destino la dirección general de la Policía Metropolitana de Bogotá estuvo vinculado al séptimo frente de las Farc del que posteriormente decidió desmovilizarse.

El hombre identificado como Jesús Antonio Monroy Álvarez, en cuyo domicilio le fueron encontradas 10 granadas de mortero de elaboración casera, y 160 gramos de pentonita, junto con cerca de 10 metros de control detonante el pasado martes, había sido condenado a 24 meses de prisión el delito de fabricación, transporte porte ilegal de armas por parte del juzgado 57 penal de la capital de la República.

Condena que al parecer fue interrumpida y cuya libertad condicional le habría permitido al guerrillero volver a su actividad delictiva para adelantar tareas relacionadas con su especialidad en la fabricación de explosivos que ayer pudieron causar una tragedia en el centro de la ciudad.

Junto con Marco Tulio Ochoa, la Fiscalía decidió imputarles cargos por los delitos de falsedad marcaria, terrorismo, concierto para delinquir y fabricación, transporte y porte ilegal de armas, luego de que miembros de la Policía Metropolitana encontraran el carro bomba listo para ser activado con 250 gramos de indugel y 125 de metralla.

En la diligencia judicial, Jesús Antonio Monroy aceptó el delito de porte, fabricación y transporte de armas. Mientras que el otro sindicado no aceptó los delitos.

 

 

Temas relacionados