Por amenazas, renunció el abogado de Jessy Quintero en caso Colmenares

David Teleki aseguró que no tiene garantías por parte de la Fiscalía y el juez dentro de este proceso.

Argumentando amenazas en contra de su integridad personal y falta de garantías, el abogado Daniel Teleki, renunció a seguir defendiendo a la estudiante Jessy Quintero procesada por su presunta participación en la extraña muerte de Luis Andrés Colmenares, registrada el 31 de octubre de 2010. 

Según el jurista, en las últimas semanas han aumentado considerablemente los comentarios amenazantes en su contra vía telefónica y por las redes sociales y los señalamientos en los foros en los medios de comunicación en las notas relacionadas con el caso Colmenares. 

Teleki señaló que "en estos momentos prima la seguridad de mi familia", hecho por el cual no descarta salir del país pues considera que dichos comentarios son muy graves. 

“Hace cuatro años mi esposa tuvo un atentado contra su vida, lo cual le trajo varias consecuencias psicológicas, por eso yo no puedo seguir comprometiéndola”, precisó Teleki, al considerar que todos los sujetos procesales en este caso han recibido amenazas.

El abogado señaló que el pasado martes recibió en su oficina una amenaza que alertaba sobre una presunta bomba en el edificio en el centro de Bogotá en el cual opera su oficina. “Ya se colocó una denuncia con el fin de establecer esta llamada de la cual se tiene un registro”, manifestó.

El abogado calificó este proceso como “anormal”, considerando que la Fiscalía no ofrece ningún tipo de garantías puesto que le imputó dos delitos "totalmente" inconstitucionales a la joven de 20 años.

“Aquí no se ha respetado la Constitución Política de Colombia. Se cambió el fiscal del caso pero no se ha tomado una decisión de fondo, todo sigue igual”, precisó el abogado.

Prueba de esto, según el jurista, es “la aparición de un momento a otro” del testigo Wilmer Ayola, quien se convirtió en pieza clave en esta investigación al asegurar que vio con sus propios ojos como a Luis Andrés Colmenares lo golpearon en repetidas oportunidades en el parque El Virrey, y luego recibió un botellazo en la cabeza que lo dejó inconsciente.

“Esto es un Frankenstein jurídico, pues una persona aparece después de un año y medio asegurando que lo vio todo. Esto es una burla a la justicia y nos pone a pensar, puesto que se nos está comprometiendo la integridad profesional”, precisó.

Para Teleki, llama mucho la atención la forma en cómo llegó este testigo al proceso y todos los detalles que dio de la noche en que perdió la vida Luis Andrés Colmenares. “El tipo (Ayola) tiene una memoria de elefante, oye como un lince y tiene ojos de gato”.

En este sentido considera que este testigo debe ser sometido a contrainterrogatorio con el fin de que de más detalles sobre lo que vio esa noche, seguro de que en ese momento se comprobará su mentira.

“A ellas (Laura y Jessy) las quieren condenar. Es curioso que aparezca un testigo cuando le quieren quitar el proceso al fiscal González. Ese señor (Ayola) no es capaz de soportar un juicio público”, precisó.

Igualmente el jurista catalogó al juez que lleva este caso “como un funcionario judicial sin experiencia”, señalando que no ha tenido control sobre las audiencias que ha llevado a cabo por lo que informó que en días pasados se presentó una solicitud al Consejo Superior de la Judicatura con el fin de que se reasignara este proceso.

“Este proceso necesita un juez que se haga respetar. Que no le tiemble la voz y no se le afloje el pulso cuando tenga que tomar una decisión”, señaló Teleki.