Por manipular escena del crimen de grafitero, a interrogatorio tres uniformados

Se busca establecer si conocieron las irregularidades denunciadas en el lugar donde murió Diego Felipe Becerra.

Este jueves fueron citados a interrogatorio al subintendente de la Policía Metropolitana, Juan Carlos Barrero Leal, y los patrulleros Nelson Castillo Rodríguez y Freddy Navarrete Rodríguez en el marco de la investigación que se adelanta por la presunta manipulación de la escena del crimen en el lugar donde murió el grafitero Diego Felipe Becerra

Se busca establecer si los uniformados participaron en la manipulación de los hechos en los que se habría “sembrado” una pistola al lado del cadáver del joven de 16 años en el caso registrado el 19 de agosto de 2010 en el noroccidente de la capital de la República.

En este sentido se aclara que existen una serie de pruebas documentales, como los análisis de Medicina Legal y del CTI de la Fiscalía, en los que se establece que el grafitero nunca manipuló un arma de fuego puesto que las pruebas técnicas las manos del joven no mostraban señales o rastris de pólvora o alguna sustancia parecida.

Igualmente, en los mismos estudios, se pudo establecer que la pistola hallada al lado del estudiante no funcionaba, hecho con el que se busca descartar la tesis del cruce de disparos entre Becerra y el patrullero de la Policía Metropolitana, Wilmer Antonio Alarcón, quien es procesado en la actualidad por haberle propinado el disparo que le causó la muerte al joven.

Fuentes cercanas al proceso señalaron que en diversas oportunidades los uniformados han cambiado su versión sobre los hechos, modificando sus relatos sobre la forma en cómo se enteraron del suceso y cómo llegaron al lugar de los hechos.

Denuncias de la familia

La familia del joven grafitero han denunciado en los últimos días que el fiscal 201 de actos administrativos “está desviando la investigación” que se adelanta por falsa denuncia al señor Jorge Narváez conductor de la Buseta que supuestamente fue atracada el día 19 de agosto por Diego Felipe y otros dos compañeros porque posteriormente cambio su versión diciendo que había sido el día anterior.

“Su respuesta fue escueta e indolente con los padres del menor al decir que el conductor había sido inducido por terceros a dar esas declaraciones ante la prensa y que el conductor habría demostrado que se había equivocado”, precisó el padre del menor, Gustavo Trejos.

Por estos hechos le enviarán en los próximos días un comunicado al fiscal General, Eduardo Montealegre pidiendo un resumen del proceso.