'Hubo negligencia de los bomberos' en caso Colmenares

Édgar Saavedra, primer fiscal que investigó la muerte del joven estudiante, criticó también que el fiscal Antonio González hiciera “comentarios procaces” en su contra.

La madre de Luis Andrés Colmenares, Oneida Escobar (izq.), visitaba casi todos los días al primer fiscal que condujo la investigación.  / Archivo
La madre de Luis Andrés Colmenares, Oneida Escobar (izq.), visitaba casi todos los días al primer fiscal que condujo la investigación. / Archivo

En el polémico caso Colmenares la actuación de la Fiscalía ha estado siempre en el ojo del huracán. En múltiples ocasiones los padres de Luis Andrés Colmenares han criticado que el primer fiscal que tuvo a cargo la investigación, Édgar Gilberto Saavedra Peñaloza, no hubiera determinado que la muerte del joven era un asesinato, como sostienen ellos y la Fiscalía en la actualidad. Saavedra, sin embargo, nunca ha entrado a avivar la hoguera que ya es este proceso. Removido de la Unidad de Vida por razones de salud hace más de año y medio, de él sólo se había conocido el silencio.

Saavedra, sin embargo, habló una vez y lo hizo ante el Consejo Superior de la Judicatura, en el marco de la investigación disciplinaria que se le sigue a la abogada Aydée Acevedo, quien fue asesora legal por un corto tiempo de Carlos Cárdenas. De ella no dijo mayor cosa, pues aseguró no conocerla. Del caso Colmenares, en cambio, dio algunas explicaciones. “Todo apuntaba a que los hechos habían sucedido de manera accidental”, señaló, advirtiendo de paso un aspecto en el que la defensa de Laura Moreno y Jessy Quintero han insistido sin que sus quejas hayan tenido eco: “La negligencia de los bomberos que inicialmente fueron (al caño)”.

El entonces fiscal 298 de la Unidad de Vida, seccional Bogotá, aseveró que, a pesar de las conjeturas de los medios de comunicación, estaba “casi seguro de que ellos (los bomberos) no realizaron la gestión que debían de realizar en ese momento y que nos llevó a esta situación”. Saavedra Peñaloza dice que, según su investigación y basándose en el protocolo de necropsia, no había razón para pensar en responsables de la muerte de Colmenares. Esa autopsia, sin embargo, también ha sido fuertemente cuestionada, al punto que la médica forense que la realizó, Lesly Rodríguez, también está siendo investigada por el Consejo Superior de la Judicatura.

La familia Colmenares, recordó Saavedra, estuvo encima de la investigación desde el inicio. La madre, doña Oneida Escobar Gil, iba casi todos los días a tocar la puerta de su despacho, a preguntar en qué iban las indagaciones, a sugerir a través de su abogado de la época, su hermano Jorge Luis Escobar, pruebas por practicar y testimonios por obtener. Las peticiones “se acataron en su mayoría —resaltó Saavedra—. Al caso se le trabajó tal vez más que a los demás, porque la madre del occiso estaba muy pendiente. No pudimos dedicarle más tiempo porque teníamos que atender a otras víctimas e impulsar otras investigaciones, que eran casi 800”.

Según el fiscal Saavedra, “citamos a las personas que allí fueron relacionadas, ordenamos una inspección tridimensional en el lugar de los hechos, la recepción de los testimonios de los bomberos, de los policías, de los compañeros de quienes hoy se encuentran involucrados, solicitamos al Ideam el volumen de las lluvias, del agua del caño. Le trabajamos a ese caso con la mayor responsabilidad para procurar una posible vinculación”. Otra cosa ha manifestado públicamente y en varias ocasiones el fiscal Antonio Luis González, a cuyo despacho fue reasignado el caso Colmenares a mitad de 2011, cuando aún no era la “papa caliente” que es hoy.

“Me he visto afectado por los comentarios del fiscal 11, que a mi juicio son un tanto procaces, pues se pone en tela de juicio mi integridad moral y la de mis compañeros”, expresó Saavedra, resaltando sus 35 años de experiencia en la Rama Judicial, 16 de ellos como fiscal. González, han reclamado los defensores de las acusadas Laura Moreno y Jessy Quintero, ha apretado toda la evidencia para encajarla en la hipótesis del homicidio, jugando de paso con los sentimientos de la familia Colmenares. Estos últimos, al contrario, sostienen que si no fuera por González la muerte de su hijo hoy incrementaría las estadísticas de la impunidad.

Esa fue la versión que, palabras más, palabras menos, le dio Édgar Gilberto Saavedra Peñaloza a la Judicatura el pasado 28 de febrero y que ahora que comenzó el juicio de Laura Moreno y Jessy Quintero adquiere total relevancia, en un caso en el cual las responsabilidades han sido endosadas de unos a otros como un juego de “tin marín”. Si los bomberos procedieron correctamente o no, no ha sido objeto aún de investigación. Antonio González fue removido del proceso por resultados insatisfactorios y la fiscal que ahora tiene el expediente, Martha Lucía Zamora, está luchando por que se admitan unas pruebas que González no practicó. Medicina Legal también quedó en tela de juicio.

Son muchos los interrogantes que siguen en el aire, pero el punto es que, dos años después de que su cuerpo apareciera en el caño del parque El Virrey, no hay certeza alguna de cómo murió Luis Andrés Colmenares.