Araújo solicitó a Ecuador investigar muerte de dos ciudadanos colombianos

<p>El canciller, Fernando Araújo, le solicitó al gobierno del vecino país que investigue los hechos en que murieron incinerados dos ciudadanos colombianos y pidió que se castigue a los responsables de este hecho.</p>

El jefe de la cartera de relaciones Exteriores, además, facultó al cónsul colombiano en Guayaquil, Pablo Antonio Rebolledo, para que se desplace a la población de San Vicente, donde ocurrieron los hechos en los que resultaron muertos dos colombianos, acusados de haber asaltado y asesinado al empresario de ese país Ramón Zambrano.

Los dos presuntos delincuentes “así hayan cometido un delito previo, pues tienen todo el derecho a ser juzgados”, explicó Araújo destacando que esperaban primero confirmar la identidad de los dos hombres y las circunstancias exactas de lo ocurrido.

El funcionario agregó que en Colombia “no existe la pena de muerte”, y en consecuencia anunció que solicitará a las autoridades ecuatorianas investigar los hechos. “Si corresponde a ciudadanos colombianos, pediremos las sanciones impuestas por la justicia para esos casos”.

En declaraciones a la radiodifusora Colón, la policía confirmó que en ese poblado costero, ubicado a unos 240 kilómetros al sureste de Quito, dos delincuentes colombianos asaltaron y mataron a tiros al empresario Ramón Zambrano, a quien le arrebataron una fuerte suma de dinero.

De inmediato los enardecidos pobladores de San Vicente iniciaron la búsqueda de los presuntos asaltantes, los hallaron y los lincharon en la calle, rociándolos con gasolina y prendiéndoles fuego.

La policía nada pudo hacer para contener a la población, que además amenazó a los
periodistas que buscaban grabar las imágenes.

La AP intentó comunicarse al destacamento de policia de San Vicente para solicitar comentarios sobre lo sucedido, pero nadie respondió el teléfono.

Uno de los fallecidos fue identificado como el colombiano Héctor Fabián Hernández Quimbaña, de 28 años, pero no fue posible identificar a su compañero debido a que los documentos ardieron junto al cuerpo.

Los restos de los presuntos delincuentes quedaron en la calle.

Con relativa frecuencia los pobladores de zonas campesinas hacen justicia por propia mano debido a la lentitud de los tribunales del país, que tardan años en resolver los casos más simples.

Temas relacionados