Colombia recuerda a once diputados muertos hace un año en poder de las Farc

<p>La muerte de once de los doce diputados del Valle, secuestrados por las Farc el 11 de abril de 2002, será recordada este miércoles en Cali y Bogotá con misas y homenajes al cumplirse el primer aniversario del confuso incidente en el que perdieron la vida.</p>

Los doce políticos fueron secuestrados por las Farc el 11 de abril de 2002 en la sede de la Asamblea Legislativa en Cali.

El 28 de junio del 2007 las Farc revelaron en un comunicado que los once políticos habían fallecido el 18 del mismo mes en un combate con un grupo desconocido y que el único superviviente fue Sigifredo López, quien en ese momento no estaba con el resto de secuestrados.

Las víctimas fueron: Juan Carlos Narváez, presidente de la Asamblea cuando fueron secuestrados; Héctor Arismendi, Carlos Barragán, Carlos Charry, Ramiro Echeverri, Francisco Giraldo, Jairo Hoyos, Nacianceno Orozco, Edison Pérez, Alberto Quintero y Rufino Varela.

En la Plaza de Bolívar de Bogotá se instalarán once palmas con los nombres de los fallecidos y las frases que pronunciaron en la última prueba de vida enviada a sus familias.

Los actos en Bogotá serán encabezados por el alcalde mayor de la ciudad, Samuel Moreno, y se aguarda la presencia de algunos de los familiares de los fallecidos, que viajarán desde Cali para la conmemoración.

La muerte de los legisladores, aún no aclarada, al parecer fue producto de un choque armado, en la madrugada del 18 de junio, entre dos facciones de las Farc.

Una investigación de una comisión forense de la Organización de Estados Americanos (OEA) señaló que los cadáveres presentaban múltiples disparos, pero no estableció responsabilidades.

Algunos documentos hallados en el computador del portavoz internacional de esa guerrilla, ‘Raúl Reyes', revelan un escrito ‘Alfonso Cano', alias de Guillermo León Sáenz, nuevo comandante general de esa organización, sobre ese hecho.

‘Cano' señala que "por una grave confusión con otra unidad de las Farc que los confundió con 'elenos' ( Eln) y los atacó, la guardia ejecutó a once de los doce rehenes porque pensaban que el Ejército los atacaba".
Admitió, además, que fue una "grave equivocación que nos creará muchos problemas".

Y sugirió, según los documentos hallados en el computador de "Reyes" , que "si hay Ejército cerca en el lugar donde ocurrieron los hechos y podemos arrastrarlos para ese lugar, le podemos echar la culpa de lo ocurrido al enemigo".
El propio "Reyes" señalaba: "ya han tenido la oportunidad de conocer mis opiniones enviadas al camarada Alfonso (Cano) con motivo de lo ocurrido para ver si entre todos logramos encontrar una salida más comprensible para el público y familiares en la cual murieron todos ellos".

Si el secreto se mantiene hasta el momento, añadía ‘Raúl Reyes' a los demás jefes, "me surgen dos propuestas: la primera, aplazar el comunicado por largo tiempo hasta cuando las dos partes estén sentadas en la mesa hablando del tema del intercambio".

La segunda, precisaba, sería "informar que la custodia de los prisioneros junto con ellos desertó y en su persecución por una compañía en medio del combate cayeron todos, cuyos cadáveres estamos dispuestos a entregar a los familiares".

El lunes Patricia Nieto, esposa de López, pidió a esa guerrilla pruebas de supervivencia del legislador, que continúa cautivo.

"Es siquiera lo mínimo, a un año del fallecimiento de los diputados (...) que las Farc se dignen a enviarnos una prueba de vida de él (...)", dijo Nieto a periodistas.