Desde Cómbita se planeó el secuestro de los hijos de Uribe

Según el director de la Policía, general Óscar Naranjo, el plagio de Tomás y Jerónimo Uribe lo planearon tres guerrilleros de las Farc detenidos en dicha prisión.

El plan para secuestrar a los dos hijos del presidente, Álvaro Uribe, fue urdido desde una cárcel de seguridad por tres insurgentes de las Farc, según informaron autoridades policiales de Bogotá.

Se trataba de una "acción terrorista contra familiares del mandatario" que era "planificada" desde la penitenciaría de alta seguridad de Cómbita (en inmediaciones de Tunja), según precisó el director de la Policía Nacional, general Óscar Naranjo.

El oficial atribuyó la elaboración del plan a Enoc Romero ('El Flaco'), José Enrique Nieto ('Tripa Seca') y Daír Giraldo ('Fuego Verde'), guerrilleros de las Farc presos en Cómbita, cárcel que acoge, entre otras, a personas solicitadas en extradición.

La acción era coordinada de manera directa por 'Leyder', alias de Luis Carlos Rojas, uno de los mandos a cargo de la operación y que, según las autoridades, pertenece a la Columna Móvil "Teófilo Forero" de las Farc.

Naranjo dijo que el plan fue desvelado en la llamada "Operación Llano Verde", que condujo al arresto de diez presuntos miembros de la "Teófilo Forero", liderada por Óscar Montero, alias 'El Paisa', uno de los frentes más sangrientos de las Farc.

La operación fue lanzada el pasado 7 de diciembre a través de diversas labores de inteligencia en San Vicente del Caguán, Puerto Rico y Florencia, en el departamento del Caquetá, y Neiva. Los detenidos son cuatro mujeres y seis hombres de la "tercera compañía" de dicha columna móvil que "pretendían ejecutar acciones contra la familia del presidente Álvaro Uribe", según dijo el oficial.

Naranjo precisó que entre los detenidos en la operación está el coordinador del grupo especial de acciones terroristas y secuestros de la compañía subversiva en San Vicente del Caguán, Diego Quevedo, alias 'Caremango'. Además del plan contra los hijos de Uribe, los arrestados planeaban ataques contra la población civil y las infraestructuras energética y de carreteras en el sur del país.

El director de la policía destacó que la redada permitió hallar y activar de manera controlada cinco vehículos cargados con explosivos, uno de ellos en un garaje de la zona urbana de San Vicente del Caguán. Otros tres de los carros bomba habían sido estacionados cerca del Batallón Cazadores, la unidad del Ejército acantonada en el mismo municipio.

El último de los vehículos fue hallado en un sector rural de la carretera que comunica a San Vicente del Caguán con el caserío de Balsillas, en los límites de Caquetá con el Huila.

Temas relacionados