Cultivos de coca aumentaron 27% en Colombia: ONU

La Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC) dijo que el aumento de 27% en los cultivos de coca en Colombia el año pasado es sorprendente y un verdadero "shock".


"El incremento en los cultivos de coca en Colombia es una sorpresa y un shock: una sorpresa porque llega en un momento en que el gobierno de Colombia intenta fuertemente erradicar la coca y un shock debido a la magnitud de los sembradíos", dijo Antonio María Costa, director de la UNODC.

De acuerdo con el informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito, los cultivos de coca en Colombia eran de 99.000 hectáreas en 2007, comparado con las 78.000 hectáreas del 2006.

Pero esta mala noticia debe ser puesta en perspectiva", agregó Costa. El estudio de la UNODC muestra que casi la mitad de toda la producción de cocaína (288 toneladas métricas) y un tercio de los cultivos (35.000 hectáreas) provienen de sólo 10" de las municipios del país, aseguró.

"De la misma forma en que en Afganistán, donde la mayor parte del opio se cultiva en provincias con fuerte presencia del Taliban, en Colombia la mayor parte de la coca se cultiva en áreas controladas por insurgentes", aseguró.

El año pasado, la policía de Colombia, con el apoyo de Estados Unidos, utilizó aviones para fumigar 153.100 hectáreas de cultivos de coca, mientras manualmente erradicó otras 66.300 hectáreas.

Washington ha destinado a Colombia más de 5.000 millones de dólares en los últimos siete años tanto para combatir a la insurgencia armada como a la multimillonaria industria de la cocaína colombiana, la mayor del mundo, y que por décadas ha alimentado tanto a las guerrillas como a sus archienemigos paramilitares.

A pesar del aumento en los cultivos, dijo el informe, la producción de cocaína en Colombia, el mayor productor mundial de esa droga, permanece casi sin cambios: unas 600 toneladas anuales porque se están explotando plantíos de menor tamaño y dispersos y que rinden menos a la hora del cultivo.

El informe indicó que las principales razones para el crecimiento de los cultivos fueron tanto que los cultivadores replantaron terrenos que ya habían sido erradicados, así como cambios en la metodología del conteo y que ahora detectaron cultivos que en años anteriores no habían sido divisados.

"Claramente antes no veían mucho y esto (la nueva cifra) significa que ven más", dijo Adam Isacson, del Centro para Política Internacional, con sede en Washington. "Por lo menos podemos estar seguros de que no se están reduciendo y que quizá están creciendo significamente" , agregó en entrevista telefónica.

La otra razón para el crecimiento, de acuerdo al informe, es que los cultivadores replantaron zonas que ya habían sido erradicadas.

Las opciones de los cultivadores son "intentar cosechar algo que no dará ganancias o arriesgarse con la coca y sacar alguna ganancia", añadió Isacson.

Una de las consecuencias del multimillonario plan antidrogas es que los cultivos se han extendido desde su tradicionales zonas, al sur colombiano, hacia el resto del país.

"Ha habido una expansión del área cultivada de cuatro departamento en el sur y este de Colombia...a 25 de los 32 departamentos" del país, dijo Bruce Bagley, profesor de estudios internacionales de la Universidad de Miami. El resultado de esa expansión es un aumento significativo en el número total de las hectáreas cultivadas y una dispersión de los cultivos, lo que hace más difícil atacarlos por fumigación aérea", agregó en diálogo telefónico.

Los cultivos de coca crecieron un 27 por ciento en Colombia, un 5 por ciento en Bolivia y un 4 por ciento en Perú en 2007 respecto al año anterior, informó en La Paz la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

La superficie total de tierras cultivadas con coca en los tres países fue 181.600 hectáreas, "un aumento del 16 por ciento respecto a 2006, y el nivel más alto desde el 2001", indicó un boletín de la ONUDD difundido hoy en Bolivia por la oficina local de Naciones Unidas.

Estas cifras se recogen en el "Informe Andino de la Coca 2007" elaborado por la ONUDD que también sitúa "la producción potencial mundial de cocaína" en la gestión pasada en 994 toneladas, "prácticamente sin cambios desde las 984 toneladas métricas registradas el año 2006".

El informe será presentado este miércoles en los tres países andinos de forma simultánea, indicó un funcionario de la ONU en La Paz.

Pese al aumento de la cantidad de tierra utilizada para la coca, "la producción efectiva casi no ha cambiado desde el 2006 debido a los bajos rendimiento del cultivo", señaló el boletín citado.

Según el boletín, el director ejecutivo de la ONUDD, Antonio María Costa, dijo en Viena que "el importante incremento en el cultivo de coca en Colombia es un choque desagradable", aunque agregó: "pero hay que ponerlo en perspectiva".

Costa indicó, además, que "las regiones donde más se cultiva la coca se encuentran bajo el control de los insurgentes".

La ONUDD también estableció que en Bolivia el cultivo de coca aumentó en las regiones de La Asunta y Los Yungas de La Paz, donde, "hasta la fecha la inversión en desarrollo ha sido escasa".

"Por el contrario, las regiones que se han beneficiado del apoyo de programas de medios de vida lícitos, como Alto Beni, han sido capaces de limitar el cultivo de coca", agregó.

En el caso del Perú, señaló que el aumento de los precios del café y el cacao, que son cultivados en programas de desarrollo alternativo, "están convenciendo a un número cada vez mayor de los agricultores a no volver a los campos de coca erradicada".

"Los agricultores tienen que ver beneficios tangibles para convertir su trabajo a los medios de vida lícitos y girando la espalda a las drogas", dijo Costa.

El funcionario comentó que los países andinos "están luchando para hacer frente al problema de la cocaína en su origen".

Costa agregó que las naciones del oeste de África, de América Central y el Caribe "se ven atrapadas en el fuego cruzado del tráfico de cocaína" y sugiere que "los países donde el consumo de cocaína es alto", como Estados Unidos o los europeos, "asuman una mayor responsabilidad para reducir la demanda", indicó el boletín.