El ‘Médico’, sustituto de Iván Ríos en el secretariado

Conocido con el alias de ‘Mauricio Jaramillo', fue el responsable de que cada bloque de las Farc tenga un médico, un hospital y un programa de sanidad. También está encargado de atender personalmente al máximo líder del grupo guerrillero, Manuel Marulanda.

Desde que ingresó a las Farc escaló posiciones con mucha rapidez gracias a sus conocimientos médicos, pues había estudiado en la Universidad Nacional, hasta llegar a ser parte del Estado Mayor Central, EMBO. ‘Mauricio Jaramillo' había sido elegido como suplente del Secretariado al tiempo con Iván Ríos.

Ya tenía esta posición cuando también le fue dado el encargo de atender personalmente la salud del máximo líder de las Farc, Manuel Marulanda, así como de varios miembros del Secretariado, en reemplazo de ‘Cristian' quien fue abatido por el Ejército en junio del año pasado.

Tiene 56 años y además de sus labores médicas tiene a su cargo la coordinación de las compañías Martín Martínez y Fuerzas Especiales. Por ello no tiene una sede fija, es completamente móvil y de allí las versiones sobre su muerte en varios operativos. Se dijo que probablemente había muerto en el bombardeo a un campamento en La Uribe, Meta, a comienzos de febrero pasado, y después se especuló sobre su muerte en Caldas, junto con Iván Ríos.

Lo cierto es que para los investigadores de inteligencia que están tras él desde hace un par de años, ‘Mauricio Jaramillo' está vivo y ahora ocupa uno de los siete lugares privilegiados en las Farc.

Las informaciones sobre el ‘Médico' lo ubican en acciones como la toma de Mitú y Miraflores, donde su función era la atención de los heridos. También ha prestado asistencia médica a algunos de los civiles secuestrados por las Farc.

Generalmente está acompañado por el ‘Negro Lucas' en sus correrías por todos los frentes, donde dicta clases básicas de medicina, lleva medicamentos y atiende a los pacientes graves. En sus manos está la responsabilidad de comprar todos los medicamentos que requieren las Farc y también de su distribución.

Todas estas actividades parten de su misión dentro del grupo insurgente: un médico en cada frente, donde sigue los lineamientos dados en la Octava Conferencia de las Farc de 1993 y que lo hizo la cabeza del complejo sistema de sanidad montado por el grupo subversivo en cada uno de sus bloques y frentes.

El propósito de esta misión era lograr atender a los heridos sin necesidad de trasladarlos a los centros urbanos, donde terminaban siendo muy vulnerables.

La estrategia no sólo incluía la atención a heridos y enfermos sino que además ponía especial énfasis en la prevención. Sus viajes a los campamentos incluyen siempre brigadas de salud, odontológicas y campañas para la prevención de cáncer, toma de muestras y especialmente la toma obligatoria de anticonceptivos por parte de las guerrilleras, así como el uso del condón por parte de los hombres.

Prueba de los resultados del trabajo de ‘Mauricio' es el hallazgo por parte del Ejército, de varios hospitales con mesas de cirugía incluidas y centros de recuperación en medio de la selva.

Temas relacionados